Autor: Kike Martín

Entrada publicada en Tintero Idealista.

 

Jairo Perera, lider de la banda Muchachito Bombo Infierno

Lo que sucedió ayer en la Sala Joplin de Segovia fue espectacular. Hacía frío en la calle, por debajo de los 0ºC, y mucha gente decidió ir a calentarse de la mejor forma que pudieron escoger. Muchachito Bombo Infierno se pasaba por la ciudad castellana a ofrecer su mejor directo.

La sala no estaba completamente llena cuando empezó el concierto, y esto provocó que durante las primeras canciones el público, y la propia banda, estuvieran más fríos. A pesar de los intentos del batería por animar al personal, el “calentómetro” no pasaba del 70%. Pero el señor Jairo, alias “Muchachito”, decidió comenzar a bromear con el público, haciendo creer que iba a tocar una lenta, cuando en realidad se arrancó con “En el río”, de su último trabajo. Una canción que despertó la euforia en todo el personal. Un estado que duró hasta el final del concierto. Apoteósico.

 

El Rápido Manel -batería- y Tito Carlos -teclados- durante el concierto

El espectáculo duró más de dos horas y media, y el ritmo de la actuación resultó frenético. Haciendo bloques de canciones en grupos de 5 o 6 seguidas, Muchachito Bombo Infierno provocó que el público acabase agotado, porque no había tiempo para descansar entre canción y canción. Soberbio.

Haciendo muestra de su humildad y su “buen rollo”, Jairo decidió bajarse durante una parte instrumental del concierto a tocar la guitarra entre el público. Se notaba que estaba cómodo en la tierra del cochinillo, que los asistentes le habían aportado el calor que la noche necesitaba, y este momento demostró la entrega que todo el grupo aportó durante el concierto.

Momento de Jairo entre el público, tocando la guitarra

Toda la banda estuvo perfecta, y, exceptuando al principio del concierto, en el que hubo un par de problemas técnicos sin importancia, el sonido fue casi perfecto. Quizá la voz debería haber estado un pelín más alta, sobre todo al principio, pero no se le pueden poner pegas a la fiesta que los músicos plantaron sobre las tablas. Desde los vientos (5 en total) hasta el contrabajo, todo fue entrega y buen rollo encima del escenario, perfecto.

Gran parte de la banda durante el show

Cómo no, los colores debían estar presentes en el directo de Muchachito. Por eso, el siempre genial Santos de Veracruz hizo muestra de su buena mano con los pinceles, y, como es costumbre, dejó su sello artístico marcándose un cuadro de 2×2 en directo. Además, tuvo tiempo también de hacer sus pinitos como cantante, con su habitual colaboración en el tema “La viajera”, del anterior disco.

Santos de Veracruz cantando La Viajera

Conclusión, un conciertazo, una bomba de ritmo y buen rollo la que estalló ayer en la capital segoviana. Incluso, al finalizar el concierto, la banda se acercó a las primeras filas del público para intercambiar saludos y abrazos. Jairo Perera repartió las púas que le quedaban entre los más avispados, y, en general, parecía que les costaba abandonar aquel escenario, resistiéndose a irse saludando una y otra vez, y mostrando una simpatía que, por lo menos a un servidor, le pilló por sorpresa.

El cuadro pintado por Santos, visto una vez finalizado el concierto

Para finalizar, una recomendación: si esta gente toca cerca (o símplemente te apetece) ve a verlos, merece la pena.

Anuncios