La última vez que el Borussia de Dortmund consiguió levantar el trofeo de la Bundesliga fue en el año 2002. En ese último equipo campeón había jugadores como Rosicky, Koller o Ricken. Y la anterior vez que el BVB había salido ganador fue en 1996, con grandes nombres como Sammer, Möller o Chapuisat, un grupo que llegó a levantar la Copa de Europa ese mismo año. Es entonces el Borussia, un gran equipo, que ha naufragado durante los últimos años. Pero en esta temporada 2010/2011 parece haber encontrado la tecla para volver llevar a sus vitrinas el trofeo de la competición doméstica.

Con un once titular en el que solo tres jugadores superan los 23 años (Lucas Barrios, Weidenfeller y Piszczek), la juventud de este conjunto está superando todas las expectativas. Lidera la Bundesliga con 11 puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, el Bayer Leverkusen, y otros grandes equipos alemanes como el Bayern de Múnich o el Schalke de Raúl se encuentran respectivamente a 17 y 24 puntos de distancia. Cierto es que en este año, los equipos relativamente más poderosos, se encuentran en posiciones que suelen ser ajenos a ellos: El Bayern de Múnich, actualmente campeón de liga y subcampeón de la Champions League, lo encontramos en media tabla; el Wolfsburgo, que cuenta entre sus filas a estrellas como Edin Dzeko (pretendido por el Real Madrid) o el ex-juventino Diego, se encuentra en la mitad-baja de la clasificación; y por último el Schalke 04 de los españoles Raúl y Jurado, y el Stuttgart se encuentra ambas en zonas de descenso. Y en este río revuelto, las ganancias están siendo para los chicos de la cuenca del Ruhr.

Esos chicos, ya bien lo son, porque en Dortmund está surgiendo una camada que no se extrañen si pronto cogen altos vuelos. Quédense con nombres como: Shinji Kagawa (21 años, Japonés; Media punta habilidoso con gran capacidad goleadora), Nuri Sahin (22 años, Turco; es eje sobre el que se mueve el equipo, gran visión de juego) o Mario Götze (18 años, Alemán; la gran perla de la cantera teutona, jugador de banda con una gran técnica). Con estos mimbres, el Dortmund, justo antes del parón invernal, se establece como el máximo favorito al título de la Bundesliga. Estas alegrías bien se las merecen los seguidores del Borussia. Una afición muy caliente (como demostró esta jornada en la cancha del Nuremberg), que llena todo los domingos el Signal Iduna Park (conocido históricamente como Westfalen Stadium) y que se busca saborear las mieles de un título gracias a este equipo, en el que realmente, la juventud es un divino tesoro.

Patrik Hernández

Anuncios