Dos chicos que pertenecen a mundos opuestos se conocen. Ella (María Valverde) es una chica de clase media-alta que ha recibido una educación esmerada. Él (Mario Casas) es un chico impulsivo e irresponsable, aficionado a las peleas y a las carreras ilegales de motos. Adaptación de una novela del escritor italiano Federico Moccia (Tre metri sopra il cielo, 2004). Dirigida por Fernando González Molina (“Fuga de cerebros”) es la crónica de un amor imposible que terminará arrastrándolos a un frenético viaje iniciático a través del cual descubrirán el amor. (FILMAFFINITY)

Basada en el libro del escritor italiano Federico Moccia llega a la gran pantalla ‘3 metros sobre el cielo’, protagonizada por Mario Casas y María Valverde. El film, dirigido por Fernando González Molina, se ha ganado el título de estreno español más taquillero del año pocas semanas después de su estreno en cines.
La eterna historia de amor imposible entre la niña bien que nunca ha salido del barrio y el rebelde sin causa, o con ella, que la atrae hacia un excitante y desconocido mundo es el argumento principal de este largometraje.
Salvando las diferencias, que las hay y muchas, el núcleo argumental del drama romántico de Romeo y Julieta se traslada al siglo XXI en lo que se convierte en una historia de amor y desamor sobre dos ruedas; aunque con un final bastante más típico de nuestros tiempos que el que vivió la famosa pareja a la que dio vida Shakespeare.
La más pura esencia adolescente envuelve a cada uno de los personajes de ‘3 metros sobre el cielo’ y serán sin duda las personas en esta edad las que tildarán a la película de emocionante y romántica hasta la médula. Para los que dejaron atrás la dorada juventud pasional pero conservan parte de ese espíritu puede resultar entretenida; para los que se han vuelto más críticos con los años puede parecer, sin embargo, ridículamente cliché.
No hay que desestimar el trabajo de los actores principales y secundarios, muy en su sitio en todo momento, a pesar de que 3MSC parece un remake de FOQ (Física o Química) llevado a la gran pantalla. Hormonas, rebeldía y amor adolescente, poco reales pero bastante comerciales, son los ingredientes del último gran éxito del cine español.

Teresa Salvador Gezze

Anuncios