El mercado de invierno de la temporada 2006/2007 se presentaba movido para el Real Madrid. El equipo entrenado entonces por Fabio Capello no acababa de demostrar todo su potencial, y la grada le reprochaba el juego que realizaba, a pesar de que posteriormente ganó la Liga. 3 nuevas promesas se enfundaron la zamarra blanca: Gago, Marcelo e Higuaín. El pimero de ellos venía para ser titular, lo había sido en Boca y se postulaba como el recambio ideal para el decepcionante Emerson. En Marcelo veían al nuevo Roberto Carlos, y pensaban que podría ocupar su carril cuando el eterno 3 ya no estuviese en la Casa Blanca. El último de ellos, Gonzalo Higuaín, era un imberbe delantero de ascendencia francesa que había destacado en River, por el que el Madrid (Mijatovic era director deportivo en ese momento) pagó más de 10 millones de euros.

Le costó aclimatarse a la Liga; más fallos que goles se recuerdan en su primera temporada, aunque cabe destacar el tanto que anotó frente al Espanyol para sellar la remontada. Capello le dio la confianza que necesitaba y llegó a participar en 23 partidos oficiales durante sus 6 meses en el banquillo. 3 años después, ese mismo jugador del que algunos se reían y le tachaban de bluff, fue titular en el Mundial de Sudáfrica con Argentina, por delante de Agüero y Diego Milito y máximo goleador de su equipo con 4 goles en otros tantos partidos. Con su club: 2 títulos de Liga, máximo goleador en Liga en los dos últimos años, 157 partidos y 75 goles, pero sus detractores aún siguen con el cuchillo entre los dientes, esperando un nuevo error que les dé argumentos suficientes para volver a criticarlo. Dicen que se valora realmente lo que se tiene cuando se pierde, y puede que la lesión del Pipa haga cambiar la mentalidad de parte de la grada del Bernabéu.

A la espera de la confirmación oficial por parte del club del tiempo definitivo que estará de baja, el Real Madrid se encuentra escaso de delanteros: Benzema y Cristiano Ronaldo, que jugó en esa posición varios partidos en el Manchester United. También debemos incluir a Morata, aunque parece precipitado darle la responsabilidad de ser la punta de lanza a un chaval de 18 años, y más aún cuando la inversión en fichajes en los 2 últimos años ha sido tan desmedida. A pesar de que Mourinho ha dado a entender que acabará la temporada con los jugadores actuales, creo que Florentino Pérez traerá un nuevo ariete si se confirma que Higuaín se pierde lo que resta de campaña. No lo hará si se confirman los diagnósticos más optimistas. Y aquí aparece el nombre de Adebayor.

El togoleño es uno de los nombres que se barajan, y una de las pocas opciones reales del Real Madrid de hacerse con los servicios de un delantero contrastado en el mercado de invierno. El reciente fichaje de Dzeko por el Manchester City le cierra aún más las puertas de la titularidad, y los citizens verían con buenos ojos una cesión con opción de compra. Sinceramente, puede ser un parche para tapar el agujero de la rueda, pero nunca será una rueda de repuesto. Adebayor es famoso por sus polémicas, que ya las tuvo en su etapa gunner, y sus salidas de tono. Su carácter y su afán de protagonismo no ayudan a que desarrolle todo su potencial, y tan sólo la férrea mano de Mourinho parece que le haría entrar en razón. ¿Es Adebayor la opción correcta? Yo creo que no.

Autor: El Bigote de Preciado

ser la punta de lanza a un chaval de 18 años, y más cuando la inversión en fichajes en los 2 últimos años ha sido tan desmedida.
Anuncios