Tercera entrega tras ‘Los padres de ella’ y ‘Los padres de él’, en la que llega el primer bebé a la casa de los Fockers. Han tenido que pasar 10 años, dos pequeños Fockers con su mujer, Pam (Teri Polo) e incontables obstáculos para que Greg Focker (Ben Stiller) consiga finalmente ¿entenderse? con su exigente suegro Jack Byrnes (Robert de Niro). Tras unos problemas económicos, Greg consigue un segundo empleo en una compañía farmacéutica. Sin embargo, los recelos de Jack hacia su enfermero favorito regresan con más fuerza que nunca. Cuando se presenta todo el clan de Greg y Pam- incluido el antiguo amor rechazado por Pam, Kevin (Owen Wilson)- para celebrar la fiesta de cumpleaños de las gemelas, Greg debe demostrar al escéptico Jack que es completamente capaz de ser el hombre de la casa. Pero con todos los malentendidos, el espionaje y las misiones secretas, ¿conseguirá Greg pasar el examen final de Jack y convertirse en el próximo patriarca? (FILMAFFINITY)

Tras “Los padres de ella”“Los padres de él”, Robert De Niro y Ben Stiller vuelven a unirse para protagonizar lo que ya se ha convertido en una consagrada saga cinematográfica.
“Ahora los padres son ellos”, dirigida esta vez por Paul Weitz, llega a las pantallas de cine españolas cargada de un humor muy en la línea de las anteriores películas de la trilogía cómica –quizá demasiado en la línea-.
Jessica Alba es la incorporación estrella a las desventuras de los Follen y los Byrnes. La sex símbol pondrá toda la carne en el asador para intentar conquistar a un Greg que ya parece haberse ganado la confianza de su extravagante suegro.
Owen Wilson (Kevin) también regresa al reparto, junto a otros conocidos actores como Barbara Streisand, Dustin Hoffman o Teri Polo, para poner su particular toque de humor al enredo cómico.
Pocas novedades han querido introducir guionistas y director, que parecen haberse declinado por afianzar a un público que había respondido bien a los precedentes largometrajes de estos personajes de la gran pantalla. Lo que suele decirse en estos casos es que lo poco gusta y lo mucho cansa… 

Los pequeños  descendientes de los Follen ponen la guinda a un pastel que, si te gustaron los anteriores y buscabas más de lo mismo, no te defraudará.

Teresa Salvador Gezze

Anuncios