El ‘Dios de Setúbal’ estará más feliz hoy que ayer. Benzema lo mismo también, porque parece que tiene ‘sangre de horchata’ y que las cosas y la película no van con él. Pero el francés debería estar preocupado como Mourinho estar tranquilo. Otro ‘9’ aterriza en Madrid. Ya es oficial. Emmanuel Adebayor, africano de Togo, de profesión delantero y de amateur polemista, jugará en el Real Madrid hasta junio. Llega cedido del Manchester City con la presión de marcar goles y rápido, porque para otro tipo de cosas ya tiene el club blanco a Karim. Y también llega con la presión de relanzar su carrera a sus casi 27 años, tras llevar unos meses sin ‘rascar bola’ en el club inglés entrenado por Roberto Mancini.

Así, se acabó el ‘culebrón del invierno’. ‘Mou’ se ha vuelto a salir con la suya aunque esta vez haya sudado tinta china, más de lo que pensaba. El luso llevaba pidiendo un ariete desde agosto y cuatro meses después ya lo tiene. Dejó claro que no iba a poner a Morata ni en las pachangas y también que Karim le seguía pareciendo ‘un gato’. Ahora tiene a la ‘Serpiente de Lomé’ para que pique a los defensas rivales y muerda con veneno incluido a los metas contrarios. Adebayor es un gran futbolista, un ‘nueve’ muy completo, de 1’90, con un remate de cabeza excepcional y un gran juego de espaldas y sobre todo con una calidad y clase fuera de toda duda. En el Arsenal demostró en la Premier y en la Champions que está para jugar grandes partidos, como aquel partido de cuartos de final ante el Villarreal en ‘El Madrigal’ en 2009. Era la ida y el togolés marcó un gol maravilloso de media chilena que puso a los ‘gunners’ con billete y medio para unas semifinales que luego perdieron ante el Man United de Sir Alex Ferguson.

Antes, en el AS Monaco, Adebayor también estuvo a un óptimo nivel e incluso disputó la final de la Champions League en la temporada 2003-04. Curiosamente la perdió ante el Oporto de José Mourinho. En la Ligue1 y en el ‘Estadio Luis II’ del Principado de Mónaco, en Montecarlo, aún recuerdan el temporadón que hizo ese año: 17 goles en 17 partidos.

Dicho lo cual, habrá que ver como encaja su carácter polémico, a la vez que carismático, en el siempre difícil vestuario blanco. El cuarto africano que llega a la historia del club de Concha Espina tiene poco tiempo para demostrar lo mucho que vale (en todos los sentidos, también económico porque el Madrid ha pagado 6 millones de euros por él y eso que ha llegado cedido), y para intentar que Mourinho lo quiera para junio y pueda firmar definitivamente un contrato largo con el Real. Adebayor tiene la oportunidad de su vida tras su peor año como futbolista y como persona, el de 2010.

En enero, hace justo un año, el togolés salvó la vida. El autobús que llevaba a su selección a disputar la Copa de África de Naciones recibió un ataque terrorista en el que fallecieron dos compañeros suyos. Togo no disputó esa Copa África y Adebayor reconoció que pasó los momentos más delicados de su vida y renunció a volver a jugar por país. Luego llegó esta media temporada con el City en donde apenas ha jugado, siendo el cuarto delantero de Mancini, sumando un solo gol en Liga. En el Madrid tendrá que meter unos cuantos más si quiere tener protagonismo en el equipo de ‘Mou’. Eso seguro. Y Benzema ya tendrá, a la falta de Higuaín, con quién luchar por el codiciado puesto de delantero centro del Real Madrid.

Mourinho es hoy más feliz que ayer. Karim es posible que no tanto pero quién sabe con el ‘pasota’ francés. Se acabó el manido tema del ‘9’. A otra cosa. Adebayor ya está aquí y el mejor entrenador del mundo ya no podrá quejarse más. Ya no hay excusas cara a Florentino y Valdano. Mourinho es hoy más feliz que ayer pero me temo que como no haya títulos en junio lo será menos que antes de la llegada del díscolo Emmanuel Adebayor…

EDU TOSCANO.

Anuncios