El hasta ahora presidente de la Academia del Cine se despidió ayer durante la Gala de los Goya, haciendo referencia al gran trabajo que se ha hecho desde hace 25 años y  asegurando que ha disfrutado mucho durante el periodo en que ha ocupado la presidencia.

Pero si hay algo que hizo durante todo el discurso fue dejar clara su posición con respecto al candente tema de la protección de derechos de los autores en internet, puesto de manifiesto con la famosa Ley Sinde, con la que Alex de la Iglesia no está muy de acuerdo.

Destacaré un par de fragmentos de su discurso, aquellos dos que creo que resumen mejor su opinión, y en las que la ministra González Sinde tensó el rostro, muy vigilado por las cámaras en todo momento.

(…) PUEDE PARECER que llegamos a este día separados, con puntos de vista diferentes en temas fundamentales. Es el resultado de la lucha de cada uno por sus convicciones. Y NADA MÁS. Porque en realidad, todos estamos en lo mismo, que es la defensa del cine. Quiero por ello felicitar y agradecer a todos los que estáis aquí, por caminar juntos en la diferencia, y hasta en la divergencia. (…)

(…)No podemos olvidar lo más importante, el meollo del asunto. Somos parte de un Todo y no somos NADIE sin ese Todo. Una película no es película hasta que alguien se sienta delante y la ve. La esencia del cine se define por dos conceptos: una pantalla, y una gente que la disfruta. Sin público esto no tiene sentido. No podemos olvidar eso JAMÁS.

Dicen que he provocado una crisis. Crisis, en griego, significa “cambio”. Y el cambio es ACCION. Estamos en un punto de no retorno y es el momento de actuar. No hay marcha atrás. De las decisiones que se tomen ahora dependerá todo. Nada de lo que valía antes, vale ya. Las reglas del juego han cambiado.

Hace 25 años, quienes se dedicaban a nuestro oficio jamás hubieran imaginado que algo llamado INTERNET revolucionaría el mercado del cine de esta forma y que el que se vieran o no nuestras películas no iba a ser sólo cuestión de llevar al público a las salas.

Intenet no es el futuro, como algunos creen. Internet es el presente. Internet es la manera de comunicarse, de compartir información, entretenimiento y cultura que utilizan cientos de millones de personas. Internet es parte de nuestras vidas y la nueva ventana que nos abre la mente al mundo. A los internautas no les gusta que les llamen así. Ellos son CIUDADANOS, son sencillamente gente, son nuestro PUBLICO.

Ese público que hemos perdido, no va al cine porque está delante de una pantalla de ordenador. Quiero decir claramente que NO TENEMOS MIEDO a internet, porque internet es, precisamente, la SALVACION de nuestro cine.

Sólo ganaremos al futuro SI SOMOS NOSOTROS LOS QUE CAMBIAMOS, los que innovamos, adelantándonos con propuestas imaginativas, creativas, aportando un NUEVO MODELO DE MERCADO que tenga en cuenta a TODOS los implicados: Autores, productores, distribuidores, exhibidores, páginas web, servidores, y usuarios. Se necesita una crisis, un cambio, para poder avanzar hacia un nueva manera de entender el negocio del cine.

Tenemos que pensar en nuestros derechos, por supuesto, pero no olvidar NUNCA nuestras OBLIGACIONES. Tenemos una RESPONSABILIDAD MORAL para con el público. No se nos puede olvidar algo esencial: hacemos cine porque los ciudadanos NOS PERMITEN hacerlo, y les debemos respeto, y agradecimiento. (…)

Seguro a muchos de los manifestantes de la plataforma Anonymous que se plantaron en el exterior del Teatro Real, donde se celebraba la ceremonia, les hubiese encantado poder escuchar en directo las palabras de Alex de la Iglesia.

Este discurso difícilmente se olvidará, y seguro que tendrá repercursiones, aunque sólo sea para levantar las voces críticas de aquellos artistas que aún piensan que las ideas drásticas y radicales son la única solución ante el consumo en Internet.

Kike Martín

Anuncios