Una Historia Verdadera (The Straight Story, 1999) David Lynch.

A pesar de ser una película basada en un tema que podría ser considerado manido, o muy visto, “Una historia verdadera” se aleja de los tópicos de las llamadas road movies. La historia trata la vivencia real de un anciano (Alvin Straight interpretado por Richard Farnsworth), que emprende un viaje de 500 kilómetros en su cortacésped, para ver a su hermano con quien no se habla desde hace muchos años, tras conocer que ha sufrido un infarto.

Esta película no es la recurrente guía de viajes, o el anuncio de coches a lo que se prestan muchas historias que se cuentan en torno a la carretera. Se introduce de lleno en la experiencia de su protagonista, no sin desdeñar su cuidado y a veces mordaz, aspecto visual. “Una historia verdadera” es capaz de abordar con un ritmo sosegado y firme, temas como la familia, la religión, la guerra o la muerte. El viaje de Alvin es contado de forma inteligente y sensible. Muchos personajes acompañan la historia, juntos logran exponer su concepto de vida. Entre todos componen el puzzle del relato. Cada encuentro añade una nota a la canción de esta obra maestra.

Consigue mostrar ideas sinceras, ofreciendo al espectador una fuente de sentimientos. Quizás su virtud sea esa, desvelar valores de la vida que no por ser sencillos, dejan de ser en ocasiones secretos para nosotros.

David M.D.

Anuncios