Penúltimo día de Octavos de final y la emoción de la Champions que no cesa. Dos grandes partidos con diferentes guiones: United-Olympique de Marsella y Bayern-Inter

BAYERN MÜNICH 2-3 INTER DE MILAN

El Allianz Arena se preparaba para ver una reedición de la final de la Champions del año pasado. El Bayern de Münich buscaba “Vendetta” por aquella derrota, y ya había puesto los cimientos para su clasificación en el partido de ida, al ganar en cancha del Inter por un gol a cero. Pero con el pitido inicial, Samuel Eto´o quiso demostrar por qué son los actuales campeones. Minuto 3 y el Inter ya se ponía, e igualaba la eliminatoria. El gol de los “Neroazzurri” despertó a los de Van Gaal, y gracias a un regalo de Julio César, Mario Gómez empataba el partido. Con el empate, todo la maquinaria ofensiva del Bayern se puso en marcha consiguió remontar merced a un gol de Thomas Müller. Con el gol, los de Münich siguieron percutiendo en la débil defensa interista y cerca estuvo de caer el tercero, pero se llegó al descanso con el 2-1.

El Bayern no sentenció en la primera parte y ya se sabe lo que pasa. Poco a poco el Inter se fue haciendo con el partido, y primero con el gol de Sneijder ponía la clasificación más cerca. El cansancio hacían mella y el Bayern solo quería que el partido acabará. No tenía la misma opinión Samuel Eto´o. El camerunés volvió a demostrar su calidad, y con una jugada magnífica dentro del área dejó el balón en bandeja al macedonio Pandev para que este pusiera el 2-3 en el marcador y clasificar al Inter. De nada valió el arreón final del Bayern, que su apatía lo deja en la cuneta. El coraje del Inter lo lleva a cuartos de final, donde será uno de los equipos más peligrosos.

MANCHESTER UNITED 2-1 OLYMPIQUE DE MARSELLA

En Manchester, todas las apuestas daban al United como el ganador de la eliminatoria que le enfrentaba al Olympique de Marsella. Poco tardaron los “Red Devils” en dejar clara esa superioridad, y en el minuto 5, Chicharito ponía el primer gol en el marcador. El Manchester llegaba al partido con una defensa de circunstancias con Smalling y Wes Brown como pareja de centrales. Pese a esto, el OM no tuvo muchas ocasiones, un par de jugadas aisladas. El United con esa renta estaba clasificado y se dedicaba a parar el ritmo de partido.

El Marsella se puso las pilas en la segunda parte, y buscaba el empate. Unos cambios poco ofensivos realizados por parte de Didier Deschamps (quitar a su delantero centro Gignac) quitaron mordiente al Olympique. El United seguía a lo suyo, y como gran equipo no necesita más de otra ocasión para aumentar la diferencia. De nuevo el Chicharito, que acercaba al Manchester a la siguiente ronda. Cuando todo parecía sentenciado, un gol de Brown en propia puerta ponía la emoción a lo que quedaba de partido. Pero no fue posible para el OM, y el Manchester United no falta a su cita con las rondas finales de la Champions.

Patrik Hernández

Anuncios