Hacía tiempo que Nadal no ganaba un partido tan duro como el que ha jugado frente a Ivo Karlovic. Dos horas y 23 minutos de lucha continua para llegar a las semifinales con un marcador de 5-7, 6-1 y 7-6 (7) gracias a la constancia y al buen hacer del balear que supo mantener la cabeza fría y encauzar un partido que comenzó difícil.

El primer set del partido fue pura prudencia por parte de los dos jugadores, los juegos se sucedían cayendo cada servicio del lado del servidor sin que ninguno permitiera ningún tipo de intrusismo. Hasta que, cuando el marcador reflejaba 5-5, Karlovic consiguió un break en blanco que le supuso el puente perfecto para conseguir el primer set.

Nadal se reveló y se puso manos a la obra para enmendar lo que había hecho mal. Punto tras punto lo iba consiguiendo arrasando a su rival con dos breaks que le llevó a poder adjudicarse la segunda manga con puntos espectaculares que hicieron disfrutar a todos los espectadores que se habían dado cita en California para ver al número uno del mundo.

El tercer set definitivo volvió a tornarse prudente. Ninguno de los dos quería perder el empeta que les mantenía en el partido y con ello llegaron al tie break que comenzó espectacular para el español que consiguió de primeras un minibreak. A partir de ahí, los nervios empezaron a aparecer, los dos jugadores cedieron sus saques pero Nadal supo gestionar mejor el juego y terminó por llevarse el set y el partido.

El rival de Nadal en semifinales será el argentino Juan Martín del Potro que ha pasado a la siguiente ronda sin tener que jugar su partido ya que el español Tommy Robredo no pudo salir a la pista por unos problemas en los abductores que arrastró de su último partido ante Querrey.

Raquel Rodríguez Benito

 

Anuncios