“Admirable y emotiva” (Carlos Boyero: Diario El Mundo)

Un esclavo que comienza solo pero que puede levantar su masa social hasta puntos insospechados. La revuelta de un solo hombre pone en duda el orden social de la sociedad romana; esta es la historia de Espartaco (Spartacus, 1960). La libertad del individuo y los derechos del hombre son temas universales y atemporales. Este film nos expone esta temática y muchos más como el amor y la amistad. Todo esto y más nos hará reflexionar este film épico adaptando la obra de Howard Fast, titulada con el mismo nombre que esta película.

De todos los actores que han decidido probar fortuna en la producción puede que Kirk Douglas haya sido el más audaz. Espartaco es la culminación del género del peplum -relatos de época antigua principalmente ambientada en el Imperio romano y de carácter épico-. La réplica de Douglas a Ben-Hur, debido a la negativa que interpretara el papel que recayó en Charlton Heston.

Dalton Trumbo fue el guionista que adaptó el material del Sr. Fast, lectura habitual entre círculos comunistas. Trumbo fue encarcelado durante la “caza de brujas” del senador McCarthy por no declarar contra sus compañeros. En una parte del film encontramos un guiño hacia ese aspecto protanizado por el tiránico Craso. El director escogido fue Stanley Kubrick, el cual habia trabajado con Douglas en Senderos de gloria (Paths of glory, 1957), eso sí después de despachar al director inicialmente contratado por diferencias con Douglas. Con un elenco actoral impresionante –Peter Ustinov, Laurence Olivier, Charles Laughton y J.Simmons. Espartaco es una obra magna en el séptimo arte y una de las más importantes del cine con base histórica.

 

Espartaco nos muestra el símil de nuestra sociedad, Roma. Las rastreras maquinaciones del poder político, la avaricia, la falta de libertades en favor de la tiranía, etc. Los romanos son sombras del ser humano, buscan desesperadamente agarrarse a alguna cosa real y verdadera. Craso se obsesiona con el líder de la revuelta esclava porqué él representa todo aquello que Roma no es. La organización social de la República romana es una “pantalla” que no deja contemplar el panorama. Los romanos absorben la fuerza de su capacidad productiva: los esclavos. Espartaco se gana el imaginario popular de todos nosotros con su lucha y tesón. Un paladín de la libertad al que muchos se han intentado acercar en esto del celuloide y sino que se lo digan a Mel Gibson con Braveheart (id, 1995) pero que nadie ha conseguido. Una fantástica muestra de cine de aventuras épico y sin necesidad de mensaje religioso como sus antecesoras en el género. Las imágenes se quedan grabadas a fuego en la retina. Y es que ¿a quién no le gusta Espartaco? ¿Quién no desearía ser Espartaco? Su éxito permitiría a Kubrick abarcar proyectos más personales y convertirse en el autor que todos conocemos.

Espartaco es una película que puede verse las veces que sean, seguirá emocionando tal y como lo hizo en su momento, y su fuerza sigue viva medio siglo después de su estreno, muy por encima de films posteriores que juegan a ser lo mismo.

 

Ficha técnica

Nombre original del film: Spartacus

Género: Histórico

Año: 1960

Productores: Kirk Douglas, James C.Katz i Edward Lewis.

Guionistas: Howard Fast i Dalton Trumbo

Director: Stanley Kubrick

Actores: Kirk Douglas, Jean Simmons, Laurence Olivier, Charles Laughton, Peter Ustinov, John Gavin y Tony Curtis.

Música: Alex North

Galardones: 4 premios Oscar -actor secundario (Peter Ustinov), dirección artística, fotografía y diseño. También consiguió un Globo de Oro a mejor película y 5 nominaciones en estos premios

Sergi Laparra

 

Anuncios