póster de Ilsa, la loba de las SSHoy comienza en Segundo Anfiteatro una sección dedicada a la parte oculta del cine, a esa parte que muchos desconocen, El extraño mundo del cine. En esta sección abordaremos aquellas películas que han quedado “reservadas” para las estanterías de esos frikis, películas al más puro estilo Tesis, las películas de serie B.

Empezaré con algo fuerte: Ilsa, la loba de las SS (1975), todo un clásico del cine gore, de serie B y del subgénero BDSM (bondage, disciplina, dominación, sumisión, sadismo y masoquismo). Esta película cuenta la historia de Ilsa (Dyanne Thorne), una comandante nazi de un campo de concentración dedicado a las investigaciones medicas. La meta de Ilsa es la de comprobar que la resistencia al dolor de la mujer es igual o superior a la del hombre.

 

Para ello Ilsa utiliza las mas depravadas técnicas de tortura en un tormento de sangre y grandes pechos teutones. Basada teóricamente en hechos reales, en el film Ilsa es además un tanto ninfómana, llegando al sadismo en el que después de procrear con los presos, éstos son capados por ella misma, cosa que sucede hasta la llegada de un fornido estadounidense (Gregory Knop) que la proporciona un interminable placer, ¿será esta superdición?

 

Ilsa y sus experimentos

Dyanne Thorne, Ilsa y sus malvados experimentos

La loba de las SS es la primera entrega de la saga de Ilsa, que se completa con La hiena del harén, La tigresa de Siberia y la secuela no oficial The wiked warden, dirigida por el siempre genial Jess Franco.

fotograma Ilsa, la loba de las SS

Se trata de una cinta imprescindible para los amantes del cine gore y de serie B, que a falta de ritmo, incluye grandes dosis de cruel tortura, mucho sexo y extrañas situaciones que hacen al espectador repudiar lo que está viendo, sin olvidar el factor nazi, que hace que toda película cobre un morboso interés añadido.

¡Los pelos de punta! mi nota para Ilsa, la loba de las SS es de 7 sobre 10.

M.A.

Anuncios