Red Bull inicia el año del mismo modo que terminó el anterior y Sebastian Vettel se ha proclamado vencedor en el GP de Australia tras una carrera que tuvo controlada en todo momento. El podio lo completaron Hamilton y un Petrov que se ha salido durante todo el fin de semana.

Fernando Alonso, por su parte, ha terminado en cuarta posición, rozando el tercer escalón de los vencedores ya que ha entrado a menos de un segundo del Lotus pilotado por el ruso Petrov. Una mala salida chafó la carrera del asturiano de Ferrari, aunque luego pudo remontar gracias a un excelente pilotaje.

Fue la salida la que marcó las diferencias entre Vettel y el resto. El alemán comenzó a marcar el ritmo de la carrera y la distancia con sus perseguidores aumentó vuelta tras vuelta. Nada pudo hacer Hamilton ante el paso del piloto de Red Bull, no pudiendo complir con su advertencia de “darle la carrera a Vettel”.

Fernando Alonso no tuvo un buen arranque, y no pudo encontrar el sitio ni siquiera para mantener la quinta plaza que ocupaba en la parrilla de salida. Hasta la novena posición cayó el de Ferrari, que tuvo que acudir a la épica para remontar. Kobayashi y Rosberg fueron sus primeras víctimas. Buenos adelantamientos.

Las cámaras se centraron entonces en la disputa entre Button y Massa. El monoplaza del brasileño se veía atacado una y otra vez por el morro del coche del inglés. Los ojos del compañero de equipo de Alonso tuvieron que quedarse fijos en sus retrovisores hasta que el piloto de McLaren se tragó una chicane y lo adelantó.

Por saltarse esta curva recibió como penalización un “drive through”, mientras que Alonso pasaba a Massa y la carrera “se asentaba”. Con una brillante maniobra de estrategia el de Ferrari se encontró solo en la pista marcando vuelta rápida tras vuelta rápida. En ese momento Webber se encontraba delante y, tras un fallo en su parada en boxes del australiano de Red Bull, Fernando se encontró luchando por remontar a Petrov para intentar alcanzar el podio. A todo esto Vettel perdía agarre y Hamilton rompía la parte delantera del coche y tenía que reemplazarlo. Aún así los puestos no se movieron hasta el final de la carrera.

El Renault de la escudería Lotus fue como una bala durante todo el Gran Premio, y de esta forma Petrov resultó inalcanzable para Alonso, a pesar del carrerón del español y de haberle recortado una gran diferencia en el final de la prueba. Los soñadores se consolarán con pensar que cinco vueltas más le habrían permitido al asturiano conseguir su objetivo. Nos quedamos con buenas sensaciones.

Vitaly Petrov durante la carrera

En la salida también se produjo el primer choque del Mundial. Schumacher y Alguersuari tuvieron que pasar por el pit lane después del toque que se dieron en los primeros compases de la carrera. El alemán del equipo Mercedes no se recuperó de este incidente y tuvo que abandonar. Mal comienzo para su equipo, ya que Nico Rosberg tampoco finalizó las 58 vueltas reglamentarias después del golpe que recibió de Barrichello cuando el brasileño intentaba adelantarlo.

Jaime Alguersuari acabó decimotercero, acusando el choque con Schumacher. No obstante el catalán se muestra optimista de cara al resto del Mundial. Del mismo modo que Alonso anunció que en Malasia estarán más arriba.

Sergio Pérez Mendoza, Checo

Sergio Pérez Mendoza, “Checo”, consiguió uno de los mejores arranques de temporada para un novato de la historia. Su séptimo puesto lo catapulta  como gran promesa para el futuro de la Fórmula 1. Una lástima que posteriormente fuera descalificado por irregularidades en los alerones traseros. Sauber, su escudería, apelará esta decisión.

Clasificación GP de Australia (y clasificación del Mundial):

Gran arranque el de este año. Se han visto a muchos pilotos con mucha proyección para toda la temporada. Los papeles que cumplan las escuderías serán fundamentales. No se pueden hacer pronósticos ni tampoco descartes. La F1 vuelve en Malasia. ¡Hasta entonces!

Kike Martín

Anuncios