La última perla exportada desde la Bundesliga es Mesut Özil. El jugador del Real Madrid está realizando unas actuaciones excepcionales, y hay algunos que opinan que con su talento, puede llegar a ser el sucesor de Zidane en el conjunto blanco. Si Özil es el presente, hay dos jugadores destinados a coger su relevo. Casualmente juegan en el mismo equipo, y con si calidad están llevando a este a cotas muy altas. Hablamos de Mario Götze y de Nuri Sahin.

Sahin y Götze celebran un gol

Mario Götze (Memmingen, Alemania; 3/6/1992) está llamado a liderar una nueva generación de jugadores alemanes. Criado en la cantera del Dortmund, debutó en el primer equipo en 2009, en un partido de liga contra el Mainz. Ese año 2009, resultó ser su carta de presentación pues, aparte de su debut con el primer equipo del Borussia, llevó a la selección alemana sub-17 a alzarse con la Eurocopa y disputó el Mundial de la misma categoría celebrado en Nigeria. Si el 2009 significó el inicio, la temporada 2010/2011 está siendo la explosión. El entrenador del Dortmund, Jürgen Klopp, ha armado un equipo muy joven donde destaca el pequeño (no solo por la edad, sino también por su estatura: 1,76) Götze. Con el equipo amarillo y negro, Mario juega escorado a la banda derecha, aunque es un mediapunta que puede jugar también en banda. La destreza que posee con el balón en los pies le permite zafarse de cualquier defensa. Eso unido a su velocidad y su clarividencia, estamos ante un centrocampista ofensivo muy completo. Además marca goles, sobre todo saliendo al contragolpe, aunque su olfato goleador es algo mejorable, pero margen, y tiempo, tiene pues solo se le cuentan 18 años. Su talento no ha pasado inadvertida por los grandes de Europa, y uno de los que más interés ha tenido en él, es el entrenador del Manchester United, Sir Alex Ferguson.

 

Nuri Sahin (Lüdenscheid, Alemania; 5/9/1988) es el gran exponente futbolístico de esa gran colonia turca que existe en Alemania. Con solo 22 años ya le ha dado tiempo a ser una estrella en ciernes, desaparecer del mapa, y volver a estar en boca de todos los analistas. Todo tiene su explicación. Con 16 años se convirtió en el jugador más joven en debutar en la Bundesliga, vistiendo los colores del Borussia de Dortmund. Ese mismo año, Sahin (hijo de inmigrantes turcos) elegía vestir los colores del país otomano. Su primer torneo con Turquía fue el Europeo sub-17 disputado en Italia en 2005. La actuación de Sahin fue brutal, llevando a Turquía hasta la victoria final y recibiendo elogios de grandes del futbol como Arsène Wenger. Pero Sahin quería más, y en Mundial de la misma categoría que se celebró también en 2005 en Perú, Turquía alcanzó y Sahin fue elegido 3er mejor jugador. La semifinal de este torneo frente a Brasil fue elegida por Axel Torres como el mejor partido que ha visto. Para rematar en 2005, debuta con la selección absoluta, casualmente contra Alemania, y consigue marcar un gol. Con todo lo que había demostrado ese año, normal que muchos grandes se fijarán en él, pues estaba destinado al Olimpo del futbol. Pero en vez de eso, el Dortmund rechazó todas las ofertas y cedió el joven Sahin al Feyenoord en 2007. En Holanda no se adapta y parecía otra historia de genio que en realidad es una ilusión. En 2008 vuelve a Dortmund pero ya nadie confía en él. Pero el que lo ha hecho ha sido Jürgen Klopp, y con de la mano del entrenador del Borussia, Sahin ha vuelto a demostrar al mundo su calidad. El turco-alemán es un mediocentro de un talento superlativo. Grandísima visión de juego, maneja el balón con ambas piernas aunque su preferida es la izquierda. Esa zurda genial lo convierte en un lanzador de faltas temible. Peca de falta de velocidad pero nunca pierde su posición en el campo. Puede que sea hora, y esta vez sí, Nuri Sahin vaya a una gran liga a demostrar su calidad.

Patrik Hernández

 

Anuncios