La reciente tragedia que ha sufrido Japón ha sobrecogido a todo el planeta y, como no podía ser menos, el mundo del deporte se ha volcado para ayudar, en la medida de lo posible, a que el país se recupere cuanto antes. En esta ocasión ha sido el fútbol sala nacional el que ha vivido unas jornadas en las que la selección japonesa ha visitado nuestro país. Santiago de Compostela, Segovia y Zamora han sido las localidades visitadas por los nipones. Dos partidos amistosos y un torneo triangular han sido las actividades destacadas, entre muchas otras, que se celebraron durante estos últimos días.

El día 28 se disputó un partido amistoso en el Sar a modo de entrenamiento entre el Lobelle de Santiago y Japón. Alrededor de un centenar de aficionados disfrutaron de un partido muy entretenido en el que los asiáticos dominaron durante el primer tiempo pero que los gallegos al final supieron solventar. El resultado final fue de 3-2 para los locales. Después de este apasionante encuentro la selección nipona, dirigida por Miguel Rodrigo,  se desplazó a Segovia para disputar un partido con el Caja, equipo del que el seleccionador de Japón ya fue entrenador.

En la ciudad castellana el partido fue aún más intenso. El equipo de la pequeña ciudad no pudo pasar del empate en el Pabellón Pedro Delgado ante un Japón que supo remontar un resultado desfavorable en los últimos minutos de encuentro. El 3-3 final dejó a los jugadores del Caja Segovia con un amargo sabor de boca por el desenlace que tuvo el partido, pero con la tremenda sensación de haber entretenido a los aficionados que estaban en las gradas, que no dejaron de aplaudir y animar a unos y otros durante todo el encuentro.

Además, días antes, el 25 de marzo el propio Miguel Rodrigo dio una conferencia en la ciudad segoviana sobre la situación de Japón después del terremoto y el tsunami y sobre la actual alarma nuclear que ensombrece al país. El coloquio se prolongó ante la solidaridad de los asitentes y las palabras del entrenador.

Para finalizar estas jornadas solidarias, en el día de ayer se disputó un torneo triangular entre el Arcebansa Zamora (que milita en la División de Plata), un combinado de antiguos jugadores de la LNFS y la selección de Japón. Más de 1800 aficionados de la ciudad zamorana asistieron desde las gradas del Pabellón Ángel Nieto a una tarde de fútbol sala más que memorable, especialmente el partido celebrado entre el equipo local y el de las estrellas de la LNFS (que demostraron por qué forman parte de lo mejor que ha pasado por nuestra liga).

Además, sumado a los cheques que se les entregó a los jugadores de la selección japonesa para que los destinasen a ayuda en su país durante estos días, la Liga Nacional de Fútbol Sala ha decidido donar 20 euros por cada gol que se meta en la jornada que se jugará este fin de semana. Grandes iniciativas que, además de demostrar que el deporte está ahí para ayudar, ha hecho que cientos de personas disfrutaran desde las gradas con la parte más amable de la competición.

Kike Martín

Anuncios