Tras seis años de agonía en la precoz ronda  de octavos de final, el Real Madrid al fin espera rival en la tan ansiada ronda de cuartos (para el nueve veces campeón puede saber a poco, pero el pase supo a gloria), y ahí,espera un equipo que juega por primera vez el torneo de clubes más exquisito del panorama futbolístico, el Tottenham Hotspur inglés.

Fundado en el año 1882, el Tottenham se sitúa en el distrito de Haringey, en la ciudad capital inglesa, Londres. El estadio que alberga los partidos de este club es White Hart Lane, que da cabida a aproximadamente 30.000 espectadores partido a partido. No me voy a poner a contar la historia del Tottenham, porque sería un “copiazo” de la wikipedia, así que simplemente con mis conocimientos futbolísticos, procederé a analizarlo.

Los ‘spurs’ son por antonomasia, el quinto equipo  inglés, siempre a la deriva de los cuatro grandes: United, Chelsea,  Liverpool, y su eterno rival, el Arsenal de Arséne Wenger. En la actualidad, el City pugna con el Tottenham para ser la alternativa a los grandes  ingleses, y la manera de llegar a plantarle cara a estos de uno y otro equipo posee una notable diferencia ($$$$).

El conjunto entrenado por Harry Redknapp posee una plantilla bastante completa y equilibrada, incluso me arriesgaría a decir que la mejor de la premier ante plantillas buenas pero cada vez más viejas como la de United o Chelsea, o plantillas con demasiados ‘gallos’ en el ‘gallinero’ como la del City, dejando a un lado el proceso de transición que tiene al L’pool sumido en la deriva.

El juego que practica el conjunto londinense no es nada vistoso, aún así, tras el del Arsenal, el más recomendable de ver en la actual Premier. Mezcla jugadores exquisitos de técnica: Modric, Pienaar, Krancjar o Van der Vaart, con jugadores eléctricos y fulgurantes como son Bale, Lennon o Defoe, sumándole a ello delanteros espigados pero no exentos de técnica, tales como Crouch o el ruso Pavlyuchenko. La defensa de Redknapp no posee tanto nombre como el resto del equipo, jugadores como Corluka, Kaboul, Gallas, o Assou-Ekoto suelen jugar de inicio, siendo criticados en numerosas ocasiones por dejar demasiado espacio al rival. Su portería es defendida por Heurelho Gomes, portero brasileño capaz de lo mejor y de lo peor.

El fuerte indiscutible del Tottenham es el contraataque. Con dos extremos muy abiertos como son Bale y Lennon, nada más robar te traza una contra que, como demostraron en San Siro, puede ser mortífera. Para ello, jugadores que no copan portadas, realizan un incansable trabajo para aguantar al rival y robar balones, Palacios, Huddlestone o Jenas son los que hacen la sucia labor del equipo, para que un sublime Modric o un peligroso enganche como Van der Vaart se encarguen de enviar balones a sus compañeros.

Pero el Tottenham también posee una fuerte alternativa si el rival atasca el juego y no deja espacios, balones a Crouch que se encarga de bajar todo lo que se acerca por el área para rematar a portería o provocar segunda jugada. Éste método ha dado muchos puntos a los de Redknapp durante esta campaña.

Si he de decantarme por un once, tal sería el siguiente: Un 4-2-3-1 formado por Gomes en portería, Corluka y Assou Ekoto laterales, con Kaboul y Gallas de centrales. En el centro del campo, doble pivote donde Palacios destruye y Modric, ojito derecho del gran Axel Torres, construye, dos extremos muy abiertos, Lennon a la derecha y Bale (aunque la gente lo vendecomo lateral) a la izquierda, engancha Van der Vaart y como referencia ofensiva Crouch. Éste sería el once tipo de Redknapp, con muchas variantes dependiendo de bajas, rival o situación de partido.

El Real Madrid parece favorito de esta eliminatoria, si tuviera que porcentualizar a ésta, lo haría al 65%-35% a favor del Madrid, pero el Tottenham es un rival peligroso, capaz de hacerte un gol de la nada, y al que nunca hay que subestimar (de hecho, nunca se ha de hacerloc on algún rival, véase el Alcorcón).


Tras despachar junto al Inter a Bremen y Twente, y posteriormente dejar fuera de Europa a AC Milán, los londinenses llegan cargados de ilusión y sobretodo, sin nada que perder a Madrid, pero he de decir, que para ilusión ya está la del Real, que tras varios años sin pisar esta ronda, sueña con levantar al cielo, precisamente de Londres, la tan ansiada décima copa de Europa. Así que Tottenham, un aviso, 90 minuti en el Bernabéu son molto longo.

Jesús Sanz

Anuncios