La Universidad de Connecticut ha conquistado el título de la NCAA después de vencer a Butler por 53-41. El conjunto dirigido por Jim Calhoun impuso su físico, y anuló el juego de ataque de los de Indiana, que se vuelven a casa perdiendo su segunda final consecutiva. Butler quería resarcirse de derrota del año pasado frente a Duke, pero el equipo de Brad Stevens no tuvo su día, aunque su historia no será olvidada.

 

 

 

 

 

 

 

Kemba Walker, estrella de UConn, ha llevado a los de la costa este al título después de eliminar a equipos de renombre como Kentucky, Arizona o San Diego St. Si el jugador nacido en el Bronx, que ha jugado una media de 39 minutos, y que tras quedar novenos en su liga, han ganado 14 partidos seguidos hasta llegar a lo más alto. Una victoria inesperada al principio del torneo, pero que ha ido escribiéndose como un cuento de hadas. Pero para cuento de Cenicienta, el de Butler. La universidad del estado de Indiana, sorprendió al Mundo el año pasado, plantándose en la Final Four. Y este año, después de perder a su estrella, Gordon Hayward, volvió a revivir su particular historia Hoosier (famosa película sobre un equipo de baloncesto de instituto basada en una historia real). Pero sus dos estrellas: Shelvin Mack y Matt Howard, no estuvieron a la altura de las circunstancias y no les entró nada. Pero hay que reconocerle el mérito de haber eliminado a universidad mucho más grandes como Pittsburgh, Wisconsin y Florida. Y en la semifinal de la Final Four ganaron a la otra cenicienta, Virginia Commonwealth. La VCU, un numero 13, fue la otra gran sorpresa y llegó a eliminar al número 1 de la nación, Kansas.

Así acaba la March Madness o “Locura de Marzo”, el torneo final de la Division I de baloncesto de la NCAA. Durante este mes de marzo, el mundo del basket americano se paraliza para seguir a los universitarios. El conocido como “Gran Baile” enfrenta a los 64 mejores equipos de la nación. 4 de ellos ya son eliminados durante el “First Round” y se establece un cuadro con 60 equipos, divididos en 4 regiones. En cada región, los equipos se distribuyen según la temporada regular que han hecho, igual que en la NBA. Pero en la NCAA, hay diferentes ligas con más o menos nivel, y los equipos de los mejores campeonatos estarán encasillados en mejores puestos. Así pues, como números uno partían Ohio St., Kansas, Duke y Pittsburgh. Esas 4 universidades, por lógica, debían conformar la Final Four, pero el March Madness está plagado de sorpresas.

Después de este gran torneo, la siguiente fecha marcada para los jugadores universitarios es el Draft de la NBA. En él nos encontraremos nombres que han destacado en este torneo final como Jimmer Fredette, Jared Sullinger, Kyrie Irving o Brandon Knight. La NCAA se despide hasta el año que viene y ahora toca disfrutar de los Play-offs de la NBA que comenzarán en un par de semanas.

Patrik Hernández

 

 

Anuncios