“Tempestuosa, ampulosa y visualmente arrebatadora” (Todd McCarthy: Variety)

300 (íd, 2006) es el feroz relato de la antigua Batalla de las Termópilas, en la que el Rey Leónidas (Gerard Butler) y 300 espartanos lucharon hasta la muerte contra Jerjes y su gran ejército persa. Plantando cara al destino, su valor y sacrificio inspiró a toda Grecia a unirse en contra del enemigo persa, fundando los cimientos para la democracia. Inspirada por la obra del novelista gráfico Frank Miller, creador de Sin City (íd, 2005), 300 es una aventura épica sobre la pasión, el valor, la libertad y el sacrificio encarnada por los guerreros espartanos que lucharon en una de las batallas más grandes de la historia. Co-escrita y dirigida por Zack Snyder (Amanecer de los muertos; Dawn of the Dead, 2004), la película traslada la aclamada novela gráfica de Miller a la vida, combinando acción real con decorados virtuales que capturan la particular visión de esta historia del mundo antiguo.

Frank Miller oyó hablar por primera vez de los espartanos cuando vio la película El león de Esparta (The 300 spartans, 1962) en su infancia. Recuerda: “Me causó una honda impresión y me inspiró porque enseñaba que los héroes no son necesariamente los que consiguen una medalla al final de la historia, sino que son personas que hacen lo correcto por el simple hecho de que es lo correcto, incluso si acometen el sacrificio final para conseguirlo. Durante toda mi vida he querido contar esta historia porque es la mejor que jamás he oído. Y, al fin, conseguí la destreza de dibujar cómics, tanto que pensé que al final podría encargarme de ello”.

Para ilustrar 300, Miller sintetizó su concienzuda investigación, la cual le llevó hasta los mismos acantilados de las Termópilas, con el estilo característico que imprimió a trabajos gráficos tan legendarios como “Sin City” y “El regreso del señor de la noche”. Redujo el uniforme de los espartanos (cuyo peso, junto con el de las armas, equivalía aproximadamente a la mitad de su propio cuerpo) a sus elementos más esenciales y simbólicos y condimentó el relato de la histórica batalla del año 480 a. C. con elementos de enfrentamientos anteriores y posteriores entre Jerjes y los griegos.
“Frank cogió un hecho real y lo convirtió en mitología, lo contrario de partir de un hecho mitológico para transformarlo en realidad”, dice Snyder, que combinó la osada visión de Miller con la suya propia para hacer el largometraje.

Inexactitudes históricas aparte, aptas de ser comentadas por los más doctos, la película cubre con detalle el desarrollo de la batalla y el estilo del autor en el cómic en el nunca sencillo arte de pasarlo a la gran pantalla. Para acentuar la crueldad de la batalla, amputaciones, decapitaciones y salpicaduras de sangre retocadas por ordenador, junto con una cuidada corrección de color que utiliza poca variedad cromática, y la no menos importante banda sonora, efectos sonoros y personajes 3D y decorados generados por ordenador conforman el entorno ideal para rendir tributo a la heroicidad de este momento en la historia de la humanidad.
Trepidante film de un gran entretenimiento adulto.

Sergi Laparra

Anuncios