Victoria madridista en San Mamés por 0-3. Kaká en dos ocasiones y Ronaldo hacen que el Madrid siga a 8 puntos del Barcelona. Los de Guardiola se impusieron en un partido difícil al Almería por 3-1. El próximo sábado habrá un Madrid- Barcelona donde se puede sentenciar o abrir una liga que está muy difícil para los de Mou.

Salió Mourinho a San Mamés con la convicción de que futuras competiciones son mas importantes que la liga. Es una obviedad. Por ello un once en el que aparecían Garay, Pepe de centrocampista y dos jugadores faltos de minutos como Kaká y Higuaín, hacían presagiar que el Madrid acudía a La Catedral con la sana intención de pasar un mero trámite. Eso no pasó, en frente un Athletic demasiado previsible no hizo daño en ningún momento a los blancos.

Kaká al transformar un claro penalti de Iraizoz a Di María colocó a los Mou por delante. La primera parte se movió con el presentimiento de que el Madrid podría hacer otro, un Athletic con la línea defensiva demasiado arriba dio la oportunidad a que Higuaín cogiera confianza con un gol. No lo hizo. El argentino está un poco pasado de peso y carece de la chispa necesaria. La recuperará, es cuestión de tiempo.

Parecía un mejor Athletic durante la segunda mitad hasta que Castillo se encargó de hacer un penalti estúpido a Di María, Kaka lo transformó. El Athletic estaba acabado. Cristiano, tras un gran recorte y una excelente definición se encargó de hacer el tercero. Resultado justo, el Madrid solventó una difícil situación con oficio y algo de luz.

Con oficio tuvo que remontar el Barcelona a un sentenciado Almería. Se adelantaron los andaluces en la segunda mitad por medio de Corona. Esta era la sorpresa de la jornada y una posible ilusión madridista. Pero no, Diego Alves, jugador referencia del Almería en su estancia en primera hizo un infantil penalti a David Villa. Messi, pichichi de la liga con 29 goles se encargó de hacer el empate.

Cinco minutos había durado la alegría para los de Olabe, más tarde Thiago con un gran remate de cabeza puso por delante a los de Guardiola. El Barcelona supo sufrir durante unos escasos minutos, en el descuento Messi de nuevo hizo el tercero después de picar sutilmente el balón por encima de Alves. Verlo por la tele, no tiene desperdicio.

El Almería demostró en Barcelona que en la Liga BBVA son equipos demasiado interesantes los que tienen opciones de descender. Ayer se ganó el respeto, pero la suya es una situación extremadamente complicada. Le espera Sevilla, Valencia, Villarreal y Madrid, demasiada exigencia como para solventar esta delicada situación.

En la situación inversa está el Barcelona, líder y con una distancia de ocho puntos con respecto al Real Madrid, es consciente de que la liga está en el bolsillo. Hasta se podría permitir una derrota en el clásico del próximo sábado. En el Bernabéu lo que debemos tener claro es que tanto Guardiola como Mourinho no darán descanso a sus estrellas, los clásicos son más que un partido.

Pedro Antolinos

Anuncios