Conferencia Oeste

· La Conferencia Oeste ha terminado encabezada por San Antonio Spurs (61-21) que, a pesar de su primer puesto, entra en la fase definitiva de la temporada con dudas, principalmente debido a las molestias y lesiones de sus principales baluartes: Parker, Duncan y Ginobili se han visto lastrados por continuos problemas físicos, y tan solo la renta obtenida en los meses anteriores ha permitido al equipo de Texas entrar como cabeza de serie número 1. Se enfrentarán a los Grizzlies de Marc Gasol, un equipo joven con demasiadas individualidades que no deberían plantearse como un rival real para el conjunto de Gregg Popovich.

· El rival de ese primer enfrentamiento saldrá de una de las eliminatorias a priori más igualadas y atractivas: Oklahoma City Thunder tendrá que verse las caras con Denver Nuggets. La venta de Carmelo Anthony a los Knicks, al contrario de lo que muchos pensaban, no fue tan decisiva para el futuro de la franquicia, que presenta unos de los mejores números en casa de toda la NBA (33-8), sólo superados por Spurs (36-5) y Chicago Bulls (36-5). Sus opciones de llegar a las semifinales de conferencia pasan por subir el nivel lejos de sus aficionados, y el hecho de no contar con el factor cancha puede ser decisivo para esta eliminatoria.

· Por la parte baja del cuadro, encontramos dos enfrentamientos con “sabor español”. En primer lugar, Dallas Mavericks se enfrentará a Portland Trail Blazers. El equipo liderado por Dirk Nowitzki ha conseguido vencer sus últimos 4 partidos y a punto han estado de arrebatarle la segunda plaza de la conferencia a los Lakers, aunque los angelinos consiguieron vencer en su último encuntro a Sacramento para asegurar dicha posición. Portland se presenta como un equipo sólido, capaz de hacerse con el ritmo de la eliminatoria y sorprender a los que los dan por derrotados; aún así, es un equipo demasiado irregular, con cambios que sólo McMillan entiende. El duelo entre Dirk Nowitzki y LaMarcus Aldridge se presenta muy emocionante. Confiemos en que Nate McMillan otorgue a Rudy los minutos necesarios para que pueda demostrar su calidad en estos partidos decisivos.

· Por último, el duelo entre New Orleans Hornets y Los Angeles Lakers. El equipo de Phil Jackson vive en un estado de duda permanente; hay dudas sobre la rodilla de Bynum (que parece que finalmente llegará sin problemas) y dudas sobre el rendimiento de su jugador estrella, Kobe Bryant, cuya temporada regular ha estado llena de altibajos, alternando actuaciones estelares con partidos más propios de un rookie con barra libre de lanzamientos a canasta. Los de California, sea como sea, no deberían tener problemas para superar a los Hornets, en donde Chris Paul se erige como el timón del equipo (uno de los mejores bases de la NBA), aunque el resto de tripulantes del barco no parecen del nivel suficiente para dejar en tierra a los Gasol, Odom, Bryant y compañía.

Conferencia Este

· Los Bulls han vuelto. Liderados por Derrick Rose, los de Chicago han conseguido su mejor registro desde 1998, en un equipo que aún contaba con la figura del baloncesto por antonomasia: Michael Jordan. Su marca de 62-20 los sitúa como el mejor equipo de la NBA en temporada regular, con la ventaja que ello les otorga en caso de que lleguen a la final, pues el factor cancha puede ser decisivo. El rendimiento de Boozer, Noah y Luol Deng se antoja clave para estos playoffs, y lo sitúan como uno de los máximos candidatos al anillo. Enfrente tendrán a unos jóvenes y combativos Pacers, que tienen en el rebote uno de sus puntos fuertes. A pesar de ello, no parecen rival suficiente para acabar con el sueño de los Bulls.

· En semifinales de conferencia, Bulls (muy probablemente) o Pacers se encontrarán con el vencedor del Orlando Magic – Atlanta Hawks. Dwight Howard (23 puntos y 14 rebotes de media en temporada regular) se antoja como el protagonista principal del enfrentamiento frente al equipo de Atlanta, que han terminado la temporada con 6 derrotas consecutivas. A pesar de ello, los enfrentamientos directos este curso entre ambos equipos dan un bagaje de 3-1 para los Hawks, lo que otorga al equipo entrenado Larry Drew una ocasión de oro de meterse entre los 8 mejores equipos de la NBA. Aún así, creo que los Magic son superiores y acabarán imponiendo su ley bajo los tableros.

· Boston Celtics – New York Knicks. Dos de las franquicias con más historia de la NBA se verán las caras en esta primera ronda. Los de verde parten como favoritos gracias a su tridente ofensivo (Paul Pierce – Ray Allen – Kevin Garnett), secundado por Rajon Rondo, uno de los bases más completos del baloncesto estadounidense. Enfrente se encontrarán con uno de los equipos con mayor progresión esta temporada, con el tridente Chauncey Billups – Carmelo Anthony – Landry Fields como jugadores más peligrosos en el ataque y la seguridad de Stoudemire en la pintura. Será uno de los duelos más interesantes de esta primera ronda de playoffs.

· Para terminar, pero no por ello menos importante, el Miami Heat – Philadelphia 76ers. Con una marca de 41-41 los 76ers se han asegurado la séptima posición en la Conferencia Este (en el Oeste, con esos números, serían décimos y hubiesen quedado fuera de los playoffs). A pesar de la posibilidad de que haya una sorpresa mayúscula, pueden apostar todo su dinero a que los Heat pasarán esta ronda sin demasiados problemas. Los Lebron, Heat, Bosh son muy superiores a los de Philadelphia en todas y cada una de las facetas sobre el campo. Altius, citius, fortius. No hay color en esta eliminatoria; bueno, sí lo hay, el rojo de los Heat que, muy probablemente, se enfrentarán a los Celtics en semifinales de conferencia.

¡Se admiten apuestas!

Autor: El Bigote de Preciado (@preciadobigotin)

Anuncios