Controversia servida en cuencos de wano

Holocausto Caníbal, una cinta de 1980 dirigida por el siempre polémico Ruggero Deodato, uno de los maestros italianos del terror de la década de los ochenta, calificada como película de culto y tratada a modo de falso documental, es una película que cuenta la historia de cuatro jóvenes documentalistas que van a la selva amazónica a filmar a unas desconocidas tribus que al parecer siguen practicando el canibalismo. Al ver que no regresan, envían a la selva un equipo de rescate, pero solo consiguen recuperar el material filmado, con el que podrán saber lo que allí realmente ha sucedido.

Al estar filmada a modo de falso documental, los actores firmaron un contrato que los condicionaba a no mostrarse en público, para darle más veracidad a la cinta. Tras esto el director fue arrestado ya que se pensaba que realmente eran muertes de verdad, una snuff movie. Deodato desmintió las muertes de los actores que tuvieron que salir en televisión, pero nunca se supo si la indígena empalada murió o no de verdad ya que nunca se supo de su paradero, aunque el director alegó que esa toma se rodo con un sillín de bicicleta pegado al palo, pero la quietud de la actriz es escalofriante.

En Holocausto Caníbal sí que asesinaron cruel e innecesariamente a 6 animales para rodar algunas tomas, muchos tachan esto como sensacionalismo, pero incluso Deodato se dio cuenta de que fue una estupidez matar a esos animales. Esta película fue censurada en muchos países y hasta el año 2006 en España no hemos podido disfrutar de una versión sin cortes en DVD.

Actualmente no se necesitan alicientes para ver Holocausto ya que su historia nos los da todos: película prohibida, el morbo de la muerte, ¿es realmente una snuff movie o es solo otra leyenda urbana? A ciegas podríamos decir que tiene suficientes puntos a su favor para ser vista, pero cuando la ves descubres que tiene aun mas. Una tensión increíble, intriga hasta el último momento y una siniestra banda sonora compuesta por el italiano Ritz Ortelani que acompaña la aventura en el Amazonas, además de las interesantes preguntas que nos formula sobre la civilización: ¿qué significa?, ¿es algo bueno? Bien, está claro que no se necesitan más escusas para ver Holocausto Caníbal, pero si estomago.

¿Quién no vio en el videoclub la estremecedora caratula de Holocausto Caníbal y muerto de miedo pensó: no veré esa película en mi vida? Pues bien, los años pasan y las inquietudes de la gente van cambiando y cuando por fin te decides a ver esta película piensas que realmente ha merecido la pena.

Mi nota para esta película es de 8 sobre 10.

M.A.

Anuncios