Tras un mes sin motociclismo, el mundial llegaba a Portugal en el Gran Premio de Estoril, y lo hacía con un cambio en el orden de las carreras, motivado por la diferencia horaria del país luso. Abría la jornada Moto2, donde por fin cayó el primer podio de la temporada para los nuestros, con el segundo puesto de Julito Simón, que no pudo con Stefan Bradl en línea de meta.

La carrera se iniciaba con la caída de Michele Pirro, y con un intento de formar un trío en cabeza por parte de Stefan Bradl, Yuki Takahashi y Thomas Luthi, pero el suizo se iba al suelo en la cuarta vuelta tras ponerse en cabeza. Al alemán y al nipón se unían entonces el turco Kenan Sufuoglu y el español Julián Simón, mientras Marc Márquez y Andrea Iannone venían remontando desde atrás, hasta que el catalán se llevó por delante a Scott Redding en el séptimo giro en su tercera caída consecutiva de la temporada; mientras Iannone se establecía en la quinta posición.

El italiano llegó al grupo, donde conseguía escaparse junto a Bradl y Simón, mientras Takahashí perdía rueda y quedaban fuera de combate Jules Cluzel, Bradley Smith, Kenan Sufuoglu y Aleix Espargaró, quedando de nuevo en una carrera de eliminación –en gran parte debido al mal estado del asfalto portugués-. Mientras, merced a las caídas de los pilotos que llevaban por delante, Tito Rabat y Pol Espargaró se aupaban al top ten de la carrera.

Cuando parecía que el terceto de cabeza iba a jugarse la victoria, Iannone se fue al suelo en la chicane, dejando la lucha para Bradl y Simón, que lo intentó todo hasta el último metro, pero el alemán supo aguantar con maestría, logrando su segunda victoria de la temporada y recuperando el liderato del mundial. Tercero entró Yuki Takahashi, que pudo dedicarle un lugar en el cajón a su hermano Koki –que había hecho algún “wild car” en el mundial-, trágicamente desaparecido el domingo pasado en un accidente de tráfico.

Por detrás, “Polyccio” lograba escalar hasta la sexta posición, mientras que Rabat tuvo que conformarse con el décimo lugar. Iannone conseguía salvar tres puntos al acabar 13º, justo por delante de Ricky Cardús y Axel Pons, que cerraron los puestos de puntos. Por detrás, lograron acabar Kenny Noyes (17º), Xavi Forés (19º), y Marc Márquez, que tras su caída pudo acabar 21º, en la primera carrera de Moto2 en la que logra cruzar la bandera a cuadros.

Llegaba MotoGP y lo hacía con Jorge Lorenzo como gran favorito, tras conseguir el sábado su cuarta pole consecutiva en Portugal, y haber ganado en las tres ediciones anteriores de la categoría. La carrera empezó accidentada, con las caídas de Marco Simoncelli y Héctor Barberá en las primeras curvas; y con la de Karel Abraham en la segunda vuelta. Pero Jorge seguía a lo suyo e imponía un fuerte ritmo que sólo Dani podía seguir, mientras Casey Stoner se iba quedando en tierra de nadie y se formaba una dupla por la cuarta plaza formada por Valentino Rossi y Andrea Dovizioso. Por detrás, Colin Edwards rodaba en solitario con una buena ventaja sobre un nutrido grupo con constantes adelantamientos, con gente como Nicky Hayden, Hiroshi Aoyama, Cal Crutchlow o Ben Spies. Más atrás, Elías intentaba pelearse con las Pramac de Capirossi y De Puniet; y mucho más atrás, Álvaro Bautista completaba vueltas tras su lesión.

Más o menos a mitad de carrera, Spies se iba al suelo para culminar un fin de semana para olvidar, mientras los dos españoles aumentaban su ventaja sobre Stoner, que con dolores en la espalda marchaba tranquilo hacia el pódium. La carrera no cambió en los puestos de delante hasta que quedaban cuatro vueltas para su conclusión, cuando Dani Pedrosa se decidió a adelantar a Jorge Lorenzo, que había dominado desde el principio de la prueba. El catalán empezó a tirar mientras el mallorquín intentaba seguir su ritmo, pero pagó el esfuerzo de toda la carrera y no pudo con Dani, teniendo que conformarse con la segunda posición, con la que mantiene el liderato pero ve como Pedrosa le reduce la diferencia a tan solo cuatro puntos, además de cortar su racha triunfal en Estoril.

Por detrás Casey entraba tercero, consolidando así la misma posición que tiene en la general, mientras Andrea Dovizioso le birlaba la cuarta posición a Valentino Rossi por 25 milésimas. Sexto entró Edwards a más de medio minuto, y escalonadamente iban llegando Aoyama, Crutchlow y Hayden. Al final Elías no pudo con De Puniet pero si con Capirossi, acabando en undécimo lugar. Bautista cerró la clasificación en el decimotercer puesto. Tanto para Toni como para Álvaro ha sido un gran fin de semana; para el catalán porque al fin puede estar con el pelotón; y para el manchego porque ha podido completar el fin de semana sin mayores problemas, lo que indica que su recuperación ha ido estupendamente.

Por último llegaban las 125 para poner el fin de fiesta, con Nico Terol como claro favorito para escaparse. Y así fue, desde la primera vuelta puso la directa; adquirió una cómoda renta de siete segundos y la mantuvo hasta el final, consiguiendo su tercer triunfo consecutivo –algo que no hacia nadie desde Masao Azuma en el 99-, y abriendo brecha en la general.

La carrera empezó con malas noticias para Alberto Moncayo, quien tras conseguir su mejor clasificación el sábado con un quinto puesto en los cronometrados; no podía tomar la salida tras observar problemas en la caja de cambios cuando se dirigía a la parrilla de salida. Pero para los demás si llegó el banderazo inicial, y enseguida Sandro Cortese y el local Miguel Oliveira adquirían la responsabilidad de irse detrás de Nico, y se llevaban detrás a un grupo en el que aguantaban Héctor Faubel, Jonas Folger, Johann Zarco y Maverick Viñales, que venía remontando desde atrás. Efrén Vázquez trataba de seguir el ritmo a duras penas, mientras Luis Salom perdía muchas posiciones tras una gran salida en la que llegó a ir tercero.

Al cabo de unas vueltas eran Cortese y Faubel los que habían cogido unos metros a un terceto formado por Folger, Viñales y Zarco, que habían dejado atrás a Oliveira. Pero Maverick estaba crecido y se puso a tirar de los tres, llevándose consigo a Zarco hasta el duo perseguidor; en el que al poco volvió a caerse Faubel, lo que dio a Cortese una pequeña ventaja que supo conservar a la perfección, mientras Viñales se quedaba sin su primer pódium por tan solo dos milésimas ante Johann Zarco, que subía al cajón por segunda vez consecutiva.

Al final, los nuestros se marchan de Portugal con dos victorias y dos segundos puestos de Estoril, y con el sentido homenaje del paddock a Koki Takahashi. La próxima cita, en dos semanas en el mítico trazado de Le Mans.

RESULTADOS Y CLASIFICACIONES:

Nacho González

Swinxy Sports

Anuncios