Horas previas para el último clásico de la serie de cuatro a disputar en el último mes. Un empate en Liga en el Bernabéu, una victoria en Copa para el Madrid  en Mestalla y otra para el Barça en la ida de semis de Champions en el Bernabeu son los precedentes con los que contamos. El 0-2 que consiguió el Barcelona en el estadio blanco augura que serán los azulgranas los que jugarán la final europea. El Madrid se conjura para lograr una victoria épica en el Camp Nou. Todo parece indicar que el equipo catalán se hará con la eliminatoria, aunque en Madrid aseguran estar muy motivados.

Largos días los que han seguido al último choque entre los dos grandes de nuestro fútbol. Hemos asistido a las consecuencias que han tenido los partidos vividos, muy intensos, entre los merengues y los culés. Desde las denuncias cruzadas (ya desestimadas, exceptuando en las que la UEFA actuaba de oficio) hasta las reacciones de los técnicos, a las de los jugadores o las de las propias instituciones.

En Barcelona han preparado un videoclip que ha sido promocionado desde su página web para motivar a su afición y a sus jugadores. Bajo el título de “Gràcies equip!” el club blaugrana aúna fuerzas. Todo apunta a su favor y ellos lo saben, aunque las palabras de Guardiola inviten a la cautela y la paciencia. Desde el vestuario hasta el palco, pasando por la última fila del más elevado anfiteatro, saben que los chicos del Barça son favoritos.

En Madrid acuden a la épica, al honor de club y a la historia para justificar sus motivaciones. En la temporada 2001-2002 ya vencieron 0-2 al Barcelona en semifinales justo antes de conquistar su novena Copa de Europa. Otros jugadores y otra situación dicen algunos, pero para los merengues es suficiente, las ganas no les faltan. Su afición, aunque inferior en número, estará en las gradas para intentar acallar a las miles de gargantas que presionarán para que el Real Madrid no se alce con la victoria.

Imagen de portada de http://www.realmadrid.com

Desde el punto de vista del aficionado sólo nos queda esperar que lo que suceda en el terreno de juego sea únicamente fútbol, que nadie excepto los jugadores sea protagonista y que las consecuencias del encuentro no se excedan de lo meramente deportivo. El Barcelona parte como favorito y el Madrid como aspirante. Mañana te lo contamos en Segundo Anfiteatro.

Kike Martín

Anuncios