El Barcelona es virtual campeón de liga tras imponerse por dos tantos a cero en el derbi catalán al Espanyol. Los tantos de Iniesta y Piqué hacen que los de Guardiola puedan ser campeones el próximo miércoles en el ciutat de Valencia.

Tampoco perdonó el Madrid, experto en ganar lo imposible y dejarse los puntos en las plazas más asequibles. Ganó en Valencia y Sevilla cuando se esperaba lo peor. La pérdida de puntos en Mallorca, Pamplona, Almería o Coruña han sido cruciales para que los de Mourinho no llegarán a las últimas jornadas con algo en juego. Eso si, cuentan con la figura de un Cristiano Ronaldo que se bastó el solo para derrotar a un Sevilla descoordinado defensivamente.

Con la champions y el acceso a la Europa League casi sentenciado, la liga está más bonita que nunca en la parte baja de la clasificación. Con 6 equipos en 3 puntos nos espera un último tramo liguero apasionante.

En Segunda División ya está el Almería. Los de Olabe perdieron por dos tantos a cero en su visita al Alfonso Pérez. Nos es de interés nacional pero cabe destacar el daño que le han hecho los árbitros a los almerienses. Con este resultado el Getafe coge aire y sale de los puestos de descenso.

Puestos en los que se ve inmerso un Hércules que parece descolgado. A seis puntos de la salvación los alicantinos están prácticamente sentenciados, sólo falta saber la hora del entierro. Los de Djukic cayeron en casa ante el Racing en un partido loco. Salvo el mejor de los milagros, Alicante parece que no verá fútbol de primera la próxima temporada. Era la crónica de una muerte anunciada. El Hércules en la primera vuelta impresionó, en la segunda fue un desastre.

Acompañaría a los alicantinos a segunda el Deportivo, después de perder dos puntos trascendentales en el último minuto. Durante una buena parte del partido los de Lotina estaban con pie y medio en primera, ahora vivirán una larga agonía que durará tres jornadas. Con los mismos puntos que los deportivistas está el Zaragoza. Los de Aguirre perdieron tres puntos de oro ante el Osasuna. Ir por delante en el marcador y ser remontado en casa ante un rival directo lleva a la inquietud que provoca estar al filo del abismo. La semana pasada parecían salvados, ahora están en el alambre. Que bonita está la liga.

Bonita para un Málaga que dio un golpe de autoridad en el Calderón. Baptista y Rondón firman un billete de ida y vuelta a la alegría malacitana. Ojo, todo con cautela, están a cuatro puntos de la quema y deberán ganar al menos un partido.

Se le exige a los de Pellegrini una victoria con 42 puntos porque parece que este año se necesitará algo más para no acompañar al Almería a Segunda División. Restan nueve puntos y el descenso está en 39, ver para creer. Parece que permanecer en la liga BBVA valdrá 43 puntos. Hagan apuestas.

Próxima Jornada:

Anuncios