Muchas veces se habla de la poca memoria que se tiene en el deporte cuando se valora el éxito de un club. En el caso del Manchester United, hay que hacer un punto y seguido: la llegada de Alex Ferguson. Veinticinco años que sirven como un ejemplo extraordinario de longevidad en un equipo de fútbol, más si miramos la dinámica de contrataciones y despidos de nuestra liga.

Pero el ahora Sir Alex Ferguson, no empezó, ni mucho menos, con la vitola de caballero de Gran Bretaña. Sus primeros años no pronosticaron la carrera de éxitos que estaba por venir. Tras un notable éxito en el Aberdeen, llegaba a un Manchester United muy distinto al que ahora conocemos.

Ferguson en su presentación como Mánager del Manchester United en 1986

En su primera temporada (1986 – 87) sólo consiguió la undécima posición en la antigua First división. Al año siguiente quedó segundo a nueve puntos del líder, el Liverpool. La rivalidad entre ambos equipos sólo conseguía hundir más a los red devils, el balance era abrumadoramente superior para los de Liverpool. Las dudas sobre el escocés crecían y el undécimo puesto en liga en su tercera temporada tampoco calmó las críticas.

Su cuarto año es considerado el punto de inflexión. Con la sombra de un despido inminente consiguió la FA Cup, el primer título en cuatro años en el banquillo. El mismo Ferguson calificó esta época como la “más oscura” en toda su trayectoria en el equipo, y razón no le falta, el contraste es evidente con el color que tomarían sus siguientes temporadas. Tan solo un año más tarde, elevaría al United como campeón de la Recopa ante el Barça de Cruyff.

Con la creación de la Premier League en la temporada 92-93, llegó el verdadero dominio del Manchester United en liga. Dos títulos consecutivos estrenando la nueva denominación Premier League.

El Manchester United estaba en el camino del éxito, algo que no parecía impresionar a sus rivales de Liverpool. En enero de 1994, después de un 3-3 en el duelo clásico entre Liverpool y United, se pudo ver una burlona pancarta en Anfield: “Au revoir Cantona y Manchester United. Volved cuando ganéis 18”. Hablábamos de la memoria en el fútbol.

 Si dicen aquello de que una imagen vale más que mil palabras, en el caso de Ferguson las cifras hablan por sí solas. En los 18 años de vida de la Premier, 11 han sido del United. Eso sin contar que en las siete restantes han quedado 4 veces subcampeón, y 3 veces tercero.

Su dominio en los últimos 20 años ha sido espectacular. Los títulos sitúan a Sir Alex Ferguson a la altura de mitos como Matt Busby. A pesar de todo lo discutibles que pueden ser sus métodos, lo único cierto es que el Manchester United es otro después de Ferguson, uno con 35 títulos más.

Parece que después del triunfo ante el Chelsea de la pasada jornada, los diablos rojos sumarán su decimonovena Premier. Muy atrás queda aquella pancarta en Anfield, donde los orgullosos seguidores reds invitaban a volver a los de Manchester cuando consiguieran, quizás, igualarles. Lo que no sabían es que la abultada diferencia de palmarés fuera a reducirse tan rápido. Todo apunta a que la siguiente temporada serán los de Manchester los que esperen con 19.

David MD

Anuncios