Fue bonito mientras duró. El Almería ya tiene compañero de viaje en el camino que lleva a Segunda División. El Hércules tras su empate ante el Mallorca es nuevo equipo de segunda. La temporada del conjunto alicantino se puede definir en dos palabras, optimismo y frustración. Una buena primera parte de la temporada ocultaba los defectos de una institución que prometió UEFA con una estructura interna de preferente. 26 puntos ilusionaban a una afición que esperaban una segunda parte de la temporada tranquila.

Pero no, impagos y la incompetencia de algunos jugadores llevaron a una racha negativa que ha acabado con los alicantinos en el pozo. Esteban fue cesado tras la derrota ante Osasuna y les sustituyó Djukic. El serbio con la depresión post-Esteban pareció ilusionar, lo cierto es que no ha estado a la altura en los momentos  importantes. A falta de dos jornadas, Alicante sabe que no volverá a ver fútbol de primera en algunos años, las deudas económicas aprietan. Valdez y Kiko tienen en su mano el futuro del club, sus ventas son una obligación.

 A día de hoy acompañaría a estos dos equipos el Zaragoza. Los de Aguirre, perdieron 2-1 en Anoeta en el partido más trascendente de la jornada. Este resultado deja a la Real prácticamente salvada y al Zaragoza con la obligación de sumar tres puntos el domingo ante el Espanyol. Al filo del abismo se encuentra el Getafe. Los de Míchel estuvieron presentes  en el recital de Ronaldo, sólo eso. Un equipo que no está estructurado para saber sufrir demostró carecer de ilusión y ganas en el partido en el Bernabéu. El Madrid, sin pisar el acelerador buscó a Cristiano en su lucha contra lo imposible. La franja de los 40 goles le espera.

El Getafe se la jugará el domingo ante un Osasuna prácticamente salvado tras sobreponerse al Sevilla en el Reyno de Navarra. También hay que contar con la fortuna, los de Mendilibar ayer la tuvieron. Dos goles en el descuento hacen que la afición navarra disfrute de Primera durante un año más.

Coruña también espera poder disfrutarlo. Ante el Athletic los deportivistas cogieron un resquicio de aire que puede ser crucial en esta parte de la temporada. Con Valerón nada es imposible. Sin velocidad con la clase por excelencia, el de Arguineguín ha sido crucial en este último tramo de temporada.

A falta de dos jornadas, Almería y Hércules esperan en Segunda División. Getafe y Zaragoza, principales candidatos al naufragio juegan en casa este fin de semana, por su parte el Deportivo se colará en la fiesta azulgrana con la sana intención de firmar su salvación. El Sporting, último en volver a la zona intranquila estará otra vez obligado a ganar. Tranquilos en Gijón, en Santander les deben un favor.

 Pedro Antolinos

Anuncios