Ya avisamos hace tiempo del peligro del Lille, y finalmente han llegado los resultados. Un solitario gol de Gervinho en el encuentro aplazado de la Jornada 36 ante el Sochaux ha puesto la sentencia a la Ligue 1, donde el Lille –aún virtual ganador- es el justo vencedor. Tan solo tres días de ganar la Copa con un gol de Ludovic Obraniak en los últimos compases de un partido que parecía destinado a la prórroga ante el PSG, el fantástico equipo que dirige Rudi García tiene el doblete en el bolsillo. Una proeza muy difícil de repetir en el futuro, ya que los grandes artífices de la gesta Gervinho y Hazard tienen pocas posibilidades de seguir. Al primero se le vincula con el Atlético de Madrid, entre otros; mientras que por el segundo han preguntado ya los mejores equipos de Europa.

Si finalmente se van el Lille tendrá que volver a demostrar que sabe invertir, y esta vez tendrá que planificar un equipo pensando en la ansiada Champions, donde pueden dar alguna desagradable sorpresa a más de uno. Pero por ahora toca disfrutar de la conquista, aunque las matemáticas se empeñen en retrasarlo unos días más. Son 6 puntos de diferencia con el Marsella a falta de dos jornadas, y con ocho goles de ventaja en la diferencia de goles. La situación es la siguiente:


Sólo una hecatombe podría evitar el título, y no parece que vaya a producirse después de que el Lille haya ganado sus últimos cuatro partidos de liga y la final de copa; una racha final que sentenció un título que se había complicado en las jornadas anteriores.

Pero los de García demostraron ser el equipo más solvente de la Ligue 1, superando a los favoritos como el Marsella y el Lyon; que tendrán que conformarse con jugar la Champions el año que viene –siempre que el Lyon certifique su tercer puesto en los dos partidos restantes-. Por otra parte, PSG y Rennes son los claros favoritos para clasificarse para la Europa League, aunque el Sochaux tiene todavía unas mínimas esperanzas. La lucha por los puestos europeos está así:

El Lille ha conseguido triunfar merced a un trabajo de varios años que han dado sus frutos este 2011. El costamarfileño Gervinho y el belga Eden Hazard son los jugadores más reconocidos, junto al más que probable pichichi, el senegalés Moussa Sow –la gran sorpresa del año-; pero el éxito del Lille viene del trabajo en equipo. Empezando por Landreau en la portería y con una defensa liderada por el ya jugador del Valencia para el año que viene, Adil Rami (foto), que junto a hombres como Debuchy, Chedjou, Emerson o Beria han conseguido ser el segundo equipo menos goleado del torneo, sólo por detrás del Rennes.

En el mediocampo es imprescindible la presencia, tanto de Rio Mavuba en la contención como de Yohan Cabayé en la creación; y con recambios de lujo como Balmont o Dumont. Pero la gran seña de identidad ha sido el ataque, con Gervinho y Hazard por las bandas –con Obraniak de recambio-, y Sow como punta titular, con Frau y Tulio de Melo como revulsivos.

Mientras Moussa Sow tiene el pichichi a tiro con 21 tantos –a tres de la revelación del Lorient Kevin Gameiro-, Gervinho (15) y Hazard (7) completan el trío goleador, que ha sumado más de dos terceras partes de los goles totales del equipo en liga. Tras ellos aparecen los dos puntas suplentes: Pierre-Alain Frau con 5 goles y Tulio de Melo con 4. Con dos dianas están Yohan Cabaye y Mathieu Debuchy, mientras que han sumado un gol Ludovic Obraniak, Rio Mavuba, Franck Beria, Aurelien Chedjou y David Rozenhal.

Finalmente dar la enhorabuena al Lille por un doblete más que merecido, a la afición que jamás olvidará esta histórica semana; y desearles mucha suerte para su aventura en la Champions League 2011-2012, donde darán mucho que hablar si siguen la actual línea.

Nacho González

Swinxy Sports

Anuncios