Volvemos con los estrenos para este fin de semana. La oferta se presenta con pocos títulos y con un bagaje inicialmente empobrecido a la espera de mejores cosechas.

 En primer lugar, nos encontramos con la cuarta parte -seguirán haciendo más?- de Piratas del Caribe: En mareas misteriosas (Pirates of the Caribean 4, 2011). Una entrega que no se la esperaba, que desprende aburrimiento y escenas sin sentido. Incluso el espectador más transigente reconocerá esta película como un flagrante intento de sus responsables de meter mano en el bolsillo del público. Jack Sparrow está agotado.

Sinopsis: Cuando Jack Sparrow (Johnny Depp) vuelve a encontrarse con una mujer a la que había conocido años atrás (Penélope Cruz), no está seguro de si se trata de amor o si ella es una estafadora sin escrúpulos que lo está utilizando para encontrar la legendaria Fuente de la Juventud. Cuando Jack es capturado por el Queen Anne’s Revenge, el barco del temible pirata Barbanegra (Ian McShane), se ve obligado a unirse a su tripulación, lo que le hará vivir una inesperada aventura en la que no sabe quién le inspira más miedo si Barbanegra o esa mujer de su pasado.

Valoración: No hace falta ver las anteriores pero si ya están cansados de la factoría de piratas vayan a otra cosa o a realizar la jornada de reflexión.

A continuación, Una mujer, una pistola y una tienda de fideos (San qiang pai an jing qi, 2009) es la adaptación china de la ópera prima de los hermanos Coen “A sangre fría” (Blood simple, 1984). Un film que enmarca el cine negro de los estadounidenses en el marco oriental del chino Zhang Yimou y sus parajes imperiales e medievales. Mezcla entre géneros (intriga, comedia de época, western) que hará las delicias de los amantes del cine asiático.

Sinopsis: Cuando el propietario de un restaurante perdido en medio de un desierto, en el oeste de China, descubre que su mujer lo está engañando, contrata a un policía corrupto para que acabe con ella y con su amante.

Valoración: Recomendable siempre y cuanto hayan visto algún film del director porqué tiene un estilo muy propio, diferente del cine norteamericano.

Desde Portugal nos llega la nueva propuesta de Manoel de Oliveira -director casi centenario que aún sigue en activo- con El extraño caso de Angélica (O Estranho Caso de Angélica, 2010). Es una película preciosista, fantástica y analógica sin tensiones que propone una relectura del relato romántico y las historias de fantasmas.

Sinopsis: Un fotógrafo emprende un viaje alucinado después de retratar a la hija muerta de los propietarios de un hotel. Contada con la sonrisa perpetua en los labios, la aventura de Isaac mantiene el encanto y la frescura del cine de la época silente, pero no su característica ingenuidad.

Valoración: Oliveira sigue realizando cine con oficio aunque no saque perlas como las de antaño. Para mentes pausadas y sin sobresaltos pero que quieran ver una historia bien contada.

Por último, una producción española. Bestezuelas (2010) es un drama que establece un paralelismo entre las carreras de galgos que persiguen una falsa liebre con unos individuos que también persiguen un falso objetivo.

Sinopsis: Perla espera con ilusión a que su novio Fabio salga de la cárcel para poder formar una familia. Lleva dos años soñando con ese momento. Al salir, Fabio la lleva al canódromo de su tío, el señor Núñez, que está enfermo y ve próxima su muerte y que también esperaba que Fabio saliera de la cárcel para traspasarle el mando de su negocio. En el canódromo los galgos corren tras un engaño que rara vez logran alcanzar y si lo consiguen descubren que la presa no es más que un pedazo de trapo. También los sueños de Perla se desvanecen como el humo. Fabio no quiere ni oír hablar de formar una familia y tener hijos. Quiere materializar sus sueños de libertad y no está dispuesto a atarse. También para Zamuri, el hasta ahora encargado del canódromo, la llegada de Fabio pone punto final a su fantasía. Como Núñez no tiene hijos, esperaba mejorar su situación a la muerte del viejo…

Valoración: Es una propuesta interesante porqué cuantas películas transcurren en un canódromo? Aunque huela a “españolada” se palpa un esfuerzo por hacer algo distinto. Le daría una oportunidad.

 Sergi Laparra

Anuncios