Temporada 2002/2003. El Rayo cumple 4º años seguidos en Primera. Entre sus filas se encuentran nombres como Imanol Etxebarría, Ramón de Quintana, Luis Cembranos y la dupla atacante Bolo-Bolic. Ese equipo no pudo mantenerse en la máxima categoría, comenzando para el Rayo un amargo viaje que lo llevaría hasta campos de 2ªB. La travesía ha sido larga (8 años), pero el fin de semana pasado, el Rayo Vallecano recuperaba su sitio en la Primera División del fútbol español.

Después de que el Betis celebrara su ascenso, los aficionados franjirrojos esperaban al partido que les enfrentó al Xerex, para disfrutar también de esa ansiada promocíon. La goleada (3-0) sirvió para que Vallecas, otrora barrio obrero de Madrid, y sus habitantes salieran a las calles a festejar este triunfo. La emoción rayista cobra tintes especiales si tenemos en cuenta la situación por la que ha pasado el equipo este año. La presidenta Teresa Rivera, y su marido Jose María Ruíz-Mateos, dueños del club, se declaraban insolventes para pagar la nóminas de los jugadores. Con este panorama, el Rayo se vio avocado a acogerse a la Ley Concursal. Esto evidentemente, no solo afectaba al primer equipo, sino también a todas las categorías de la entidad. Pero mientras los problemas económicos aumentaban, los resultados del equipo no decrecían y este se mantenía en lo más alto de la Liga Adelante. La única solución era seguir centrados en la competición, tal y como nos contó Míchel, capitán del equipo, semanas atrás.

Y vaya que si han estado concetrados. El conjunto dirigido por Jose Ramón Sandoval ha convertido el Teresa Rivera en un auténtico fortín, y ha reforzado el aspecto defensivo de tal manera, que el Rayo solo ha perdido 8 partidos esta temporada. Si a eso unimos a un buen grupo de ataque como el que forman Trejo, Armenteros, Delibasic y Aganzo, tenemos ya dos razones para explicar el ascenso.

Dicen que las buenas noticias nunca vienen solas. Cuando hace unas pocas semanas, el Rayo veía cerca el objetivo del ascenso, apareció el apoyo económico que tanto necesita el club vallecano. Raúl Martín Presa, empresario madrileño, compraba el 98% de la acciones del club y se comprometía a resolver todas las deudas. El nuevo presidente ha asegurado que a 30 de Junio se finalizarán todos los pagos pendientes. Con esto, al Rayo solo le toca disfrutar de su vuelta a Primera. La temporada que viene será otra historia, pero quien sabe si volvemos a ver un nuevo “Euro-Rayo”, aquel equipo que sorprendió en 2001, y al que sus aficionados no tendrían inconveniente en volver a revivirlo más de 10 años despues.

Patrik Hernández (@PatrikSeppanen)

Anuncios