Espectacular. No se puede describir de otro modo la grandísima tarde de fútbol sala que nos brindó el día de ayer. El Barcelona Alusport acabó venciendo por 4-7 al Lobelle de Santiago después de ir perdiendo por 3-0 durante gran parte de la primera parte. Por su parte, el Caja Segovia dio un paso más hacia la final al ganar por 2-3 al Benicarló en un partido  que ambos equipos afrontaron con mucho respeto al principio. Barça y Caja partían como favoritos en sus respectivas eliminatorias y cumplieron con las espectativas.

El Lobelle salió con todo a la cancha, y dejó prueba de que, efectivamente, es uno de los mejores clubs de la LNFS. Mediada la primera parte el conjunto local ya se había puesto con una ventaja de tres goles (Diego, Raúl Campos y Rafael) en el marcador. Pero parece que se le agotó la gasolina al conjunto gallego. Empezaron a aparecer los grandes jugadores del Barça. Lin, Torras y Fernandao comenzaron a dejar destellos de una calidad innata sobre el suelo del pabellón compostelano y el descanso llegó con 3-1 en el marcador (Ari d.p.).

La segunda parte fue blaugrana. Los del equipo catalán consiguieron anular el juego del Lobelle asfixiando en la presión y recuperando la bola rápidamente. Alemao, la estrella local, no pudo apenas inventar nada, la defensa culé sabía lo que hacía. Fernandao acortó distancias y Lin, que estaba haciendo un partido brillante, puso el empate a 3 en el marcador.

La ilusión de los aficionados gallegos llegó dos minutos después, cuando Aicardo volvió a adelantar a los suyos después de un robo de balón en el medio campo. Poco les duró. En el minuto 30 de nuevo Lin hace la igualada, y los últimos cinco minutos fueron un suplicio para el Lobelle, que vio cómo ni con portero-jugador podía ser superior al Barcelona. Torras (el mejor de su equipo), por partida doble, y Saad, tras error imperdonable de la zaga rival, hicieron el 4-7 definitivo. Paso de gigante hacia la final.

El Benicarló saltó al campo después de haber eliminado a un Pozo que no dio una buena imagen en cuartos de finales. El Caja Segovia llegaba con las ganas de lograr un buen resultado de cara a la vuelta a uno o dos partidos que podrán disputar en casa, y después de haber eliminado con mucho esfuerzo a un Inter que parecía intratable.

Partido muy trabado en la primera parte, sin apenas grandes ocasiones (tan solo un par para cada equipo). Parece que el tanteo constante era la clave del partido, un tira y afloja para ver hasta dónde podían responder los rivales. El Benicarló se plantó muy bien en la defensa, impidiendo que el Caja pudiese desarrollar el juego que sus jóvenes jugadores saben desplegar. La duda era si podrían aguantar a tan alto nivel físico hasta el final, y esa fue la clave decisiva.

Sabiendo que el punto débil de los visitantes son las jugadas a balón parado, los locales intentaron aprovecharse de esta circunstancia, pero la defensa segoviana aguantó bien las embestidas, aunque su juego en ataque no brillaba en exceso. Enorme partido del guardameta Cidao. Las posibilidades del Caja se reducían a la brillantez de Matías y los disparos exteriores de Lozano.

La segunda parte arrancó más entretenida. El Benicarló salió a por el partido, pero fue el Caja Segovia el que se adelantó por mediación de un Borja que está en racha después de una buenísima jugada de Antoñito. Cinco minutos después llegaba el 0-2 por mediación de Borja, otra vez. Los de Castellón habían puesto tanto empeño en el ataque que descuidaron la defensa, plagada de huecos.

El quinteto local reaccionó a falta de cinco minutos para el final. La decisión de jugar con Xapa de portero-jugador fue muy acertada, y fue él mismo el que recortó distancias. En el 37 llegaría el empate después de una jugada de Chicho que remataba Vadillo entre los tres palos. Fin del tiempo reglamentario.

La prórroga fue dominada claramente por el Caja Segovia, y obtuvo su premio después de una jugada de David que habilitaba a Geison para batir a Gus y establecer el 2-3 definitivo. Buen resultado para los castellano-leoneses, que afrontarán el primer partido de vuelta sabiendo que tienen una importante ventaja. La final que ilusiona mucho a una afición de 10 está más cerca.

Kike Martín

Anuncios