La segunda jornada de este Europeo Sub 21 confirmó el buen momento suizo, la calidad española y que, hasta el momento, las decepciones están siendo Inglaterra e Islandia.

La selección española había generado alguna duda respecto a su juego. En el partido contra Inglaterra faltó profundidad, sin utilizar el toque como medio para alcanzar el gol. Pero contra la República checa, la cosa cambió. Luis Milla incluyó a Iker Muniaín en el once iniciar, y la energía del jugador del Athletic, ya casi da sus frutos en el minuto 10, en una jugada con Adrían López que a punto estuvo de ser gol. El delantero asturiano, no falló la siguiente que tuvo. Pase medido de Juan Mata, y Adrían bate por bajo al portero checo. Minuto 26 y el combinado nacional se ponía por delante. Los checos mientras agazapados atrás, sin crear ocasiones de peligro.

La ventaja española se vió aumentaba a los dos minutos de la reanudación. De nuevo Adrían López , que tuvo en Viiborg una tarde muy dulce de cara al gol. Con el 2-0 en el bolsillo, “La Rojita” se dedicó a mantener el resultado. El equipo checo se echó para delante, pero la posesión del balón era de España, y así es difícil remontar. Cuando el cansancio se empezaba a palpar en los jugadores, Luis Milla realizó varios cambios para ir dando descanso. De esa manera entraron Parejo, Capel y Nsue. Tuvo una ocasión clarísima Chequía para recortar distancias. Gran remate de cabeza de Celutska, pero ahí estaba David de Gea que, demostrando su gran agilidad y reflejos, impedía el gol de la honra checo. Ahora España, con 4 puntos, depende de sí misma en la última jornada para claficarse a las semifinales.

Los ingleses habían decepcionado en su primer partido. Y lo cierto es que el conjunto de Stuart Pearce volvió a dejar una sensación bastante mala en su partido contra Ucrania. La primera media hora fue de dominio total ucraniano. Los que fueran suplentes en la primera jornada, Billiy y Kravets, eran los jugadores que más destacaron en esos primeros minutos. Tambíen Konoplyanka, que tiene maneras de gran jugador. Después de un trallazo de Sturridge al larguero en el minuto 32, los ingleses cambiaron de actitud, y empezaron a crear peligro hasta el descanso, pero nada del otro mundo.

El segunda periodo mejoró en ocasiones. Ambos equipos buscaron más el ataque y cerca estuvo el marcador de salir del 0-0. Primero fue Wellbeck, que despues de recibir una gran pase en largo de Sturridge, hizo un poco la de Julio Salinas en USA 94, y la mandó arriba cuando tenía toda la portería para el. Ucrania tuvo la suya tras un “no-despeje” de Phil Jones, que Zozulya no supo aprovechar. Esas fueron las ocasiones más claras, pero hubo otras en las que los dos porteros, Kanibolotskyi y Fielding, hicieron bien su trabajo. El empate entre ingleses y ucranianos, unido a la victoria española, deja el grupo B así:

En el grupo A, Suiza llegaba al partido frente a Islandia, habiendo sido, probablemente, el mejor equipo de la primera jornada. No tardó en demostrar que está en un gran momento, pues 50 segundos de partido bastaron para que marcara el primer gol. Gran pase por detrás de la espalda de la defensa por parte de Shaqiri, y el Frei (delantero del St. Gallen) no perdona ante Björnsson. Los islandeses, cuya defensa no había tenido su mejor versión en el primer partido del torneo, tampoco empezaba bien este segundo. No habían pasado 10 minutos, y Xherdan Shaqiri tuvo la posibilidad de aumentar la ventaja despues de un contragolpe, pero la respuesta del portero islandes, fue mejor y el marcador no se movio. Suiza sigio dominando el partido, y en el minuto 40 de ese primer tiempo, tuvo de nuevo la ocasión de batir la meta islandesa. Triangulación suiza, pase al hueco de Frei, y Emeghara, el jugador más activo durante la primera parte, cruza la pelota ante el portero. Dos a cero en el marcador, e Islandia no había hecho acto de presencia.

La segunda parte solo fue un mero trámite. Una ocasión peligrosa de Sigthorsson por parte de Islandia pero nada más. Los helvéticos bajaron el ritmo, y controlaron el balón hasta que el árbitro croata Strahonja pitara el final del partido. Con esta victoria, Suiza se coloca lider del grupo A, y con más de pie y medio en las semifinales. Mientras, Islandia lleva dos partidos con un balance de 0 goles a favor y cuatro en contra= 0 puntos. Este equipo, que estaba a ser llamado una revelación, más si tenemos en cuenta que en la fase de clasificación metió 29 goles en 8 partidos y le ganó 4-1 a Alemania (actual campeona del Europeo Sub21), está de momento haciendo un papel bastante decepcionante.

En el primer partido del torneo, Dinamarca tuvo en el portero de Suiza, Yann Sommer, un muro infranqueable. Y en el encuentro contra Bielorrusia, el guardameta Aleksandr Gutor, quería volver a amargar a los delanteros escandinavos. Y bien que lo hizo, pero los daneses acabaron llevándose la victoria. Aun así, anfitriones tuvieron que sudar para conseguir los 3 puntos. Más cuando en el minuto 20, los bielorrusos se adelantaban merced a un gol de Dmitri Baga. El jugador del BATE Borisov se plantó delante del portero danés, y despues de regatearlo, marcó a puerta vacía. Antes de que los nervios se apoderaran de la afición danesa, penalti a favor de los escandinavos. Christian Eriksen acometió en lanzamiento de los 11 metros. Gutor adivinó el tiro, pero el rechace volvió al jugador del Ajax, que ya a placer, empataba el encuentro.

Tras volver del descanso, los chicos de Keld Bordinggaard fueron a por todas, en busca de sus primeros 3 puntos. Hasta 8 tiros a puerta realizaron los daneses en todo el partido, pero Gutor no quería saber nada de remontada, y repelía todos los tiros. Pero en el minuto 70, llegó la jugada que desniveló el partido. Nicolae Jorgensen coge el balón en banda, se va de dos rivales, y desde el borde del área la manda a la otra escuadra. Imparable para Gutor. El extremo del Bayer Leverkusen, que ya había provocado el penalti del empate, se convertía de esa manera en el heroe danés. Ahora Dinamarca, busca asegurarse su puesto en las semis, en un grupo A que llega a la última jornada así:

Con este panorama, todo queda por dedicir en la última jornada. La emoción esta servida.

Patrik Hernández

Anuncios