Los estadios de Aalborg y Aarhus acogían la última jornada del grupo A de este Europeo Sub21. Con Suiza prácticamente como campeona de grupo, faltaba decidir quien acompañaría a los helvéticos en la siguiente fase. No se decidió hasta el último minuto, en lo que fue una jornada llena de emoción.

Dinamarca salio al campo con la intención de marcar un gol tempranero, para confirmar su presencia en las semifinales, y de paso soñar con pasar como primero de grupo. Pero, pese a tener la mayoría de las ocasiones, los daneses no consiguieron marcar gol en la primera parte. A los cinco minutos, el portero islandes Björnsson tuvo que lucirse ante una doble ocasión de Eriksen. El conjunto de Keld Bordinggaard llevaba todo el peso del partido, mientras los islandeses no provocaba peligro sobre la meta danesa. Uno de los jugadores más activos, estaba siendo el extremo derecho danés Kadrii. Por la bandas llegaba el peligro rojo, y de alli vino la ocasión más clara de esa primera parte. Centro desde la izquierda por parte de Wass, y el delantero del Villareal B, Nicki Bille Nielsen, falla incomprensiblemente el gol. Los centrales islandeses no siguieron la marca, pero Bille Nielsen no supo acertar.

Con el poco nivel que se había mostrado en la primera parte, era fácil mejorar. Cuando se llevaban 10 minutos del segundo periodo, comenzó la locura en el Estadio de Aalborg. En el minuto 57, Sigthorsson conseguía el primer gol islandés. Y solo dos minutos más tarde, Bjarnason, después de un buen centro de Sigurdsson, ponía el 2-0 en el marcador. Eran los dos primeros goles de Islandia en el torneo, y con ellos, estaban dejando fuera de las semifinales a la anfitriona. Con el marcador tan en contra, a Dinamarca no le quedaba otra que lanzarse más al ataque. No tardó mucho en estar cerca de acercarse en el marcador. En el 61, Kadrii mandaba un balón al larguero. La siguiente ocasión estuvo en los pies del central Zanka, pero cruzó demasiado el tiro. Pese al asedio danés, Islandia tambien buscaba la portería defendida por Andersen. En el minuto 69, le anulan un gol y en la siguiente jugada, Sigthorsson manda el balón a la madera. Con el partido totalmente descontrolado, Dinamarca consiguió acortar distancias merced al gol de Kadrii. Le quedaban 10 minutos más el descuento a los daneses para empatar, y de esa manera acceder a las semifinales. A punto estuvo de conseguirlo en el minuto 88, pero el portero islandes, desvió el centro que llegaba a Jorgensen y que hubiera supuesto, seguramente, el empate a dos. El partido estaba roto, y cuando los daneses esperaban acometer sus últimos intentos, Valgardsson cogió el balón en el centro del campo, recortó a dos jugadores, y de fuera del area mandó un misil imparable. Con 3-1 en el marcador, los islandeses no pararon pues, otro gol más, los mandaba directamente a las semifinales. Pero el resultado ya no cambió. Con el partido finalizado, los jugadores de ambos equipos quedaron desolados en el césped, pues pese a tanto esfuerzo, se quedaban fuera del torneo.

Mientras tanto Suiza, el líder del grupo, quería acabar la fase de grupos con un inmaculado 9 puntos de 9 posibles. Y poco tardó en demostrar que es el equipo que está en mejor forma de todo el torneo. En el minuto 5, contragolpe suizo, bien llevado por Shaqiri, este se la cede a Emeghara, que es derribado por el portero Gutor. El penalti es transformado por Mehmedi, que había sido suplente en el segundo partido en favor de Gavranovic. La ventaja suiza pudo verse aumentada en el minuto 12, cuando Emeghara se plantó ante Gutor, lo regateó, y cuando lo tenía todo para marcar, la mandó alta. El partido estaba completamente controlado por los chicos de Pierluigi Tami. Por si fuera poco, Suiza cuenta con un jugador, que por lo que está demostrando, está llamado a llegar muy lejos. No es otro que Xherdan Shaqiri. El jugador del Basilea, cada vez que cogía el balón, provocaba el nerviosismo en la defensa bielorrusa. Por eso, y para evitar problemas posteriores, los bielorrusos “cazaban” a Shaqiri a la mínima que arrancaba. Con esa “táctica” se llevaron tarjeta Nekhaychik y Matveychik. Justo antes del descanso, Filipenko se equivoca en la salida del balón, Xhaka roba el balón y se lo cede a Mehmedi que no perdona.

Con el 2-0 se llegaba al descanso, y el primer puesto en el bolsillo, Suiza ya tenía la mente puesta en el partido de semifinales. Aun así siguio atacando. Lo mismo hicieron los bielorrusos, que buscaban empatar para confirmar su puesto en la siguiente ronda. El equipo dirigido por Kondryatev buscó un gol le metiera otra vez en el partido. Pero en el minuto 68, se quedaba con 10 jugadores, por la expulsión de Matveychik. Con ese handycap, los bielorrusos no consiguieron acortar distancias. Antes de que el árbitro sueco pitara el final del partido, Fetlscher consiguió el definitivo 3-0. Con la victoria suiza, y el triunfo islandes, la clasificación final del grupo A queda de esta manera:

Dinamarca e Islandia abandonan el torneo. La anfritiona llegaba con un muy buen conjunto, pero no han sabido dar la talla. Las expectativas creadas sobre jugadores como Eriksen o Bille Nielsen, se han quedado en nada. Islandia demostró en este último partido de lo que es capaz de hacer, pero su mal inicio de torneo los ha condenado. Ahora, bielorrusos y suizos buscan rivales en semifinales. Estos saldrán de los partidos que se disputan mañana: España-Ucrania y República Checa-Inglaterra.

Patrik Hernández

Anuncios