La “Rojita” ya tiene su sitio en las semifinales del Europeo Sub 21. Llega a la siguiente ronda después de desplegar un juego magnífico. Mientras, la otra plaza que daba acceso a las semifinales en el Grupo B, tuvo incertidumbre hasta que el árbitro pitó el final del partido.

La selección española no quería pasar dificultades ante Ucrania. Con el pitido inicial, los de Luis Milla no tenían ocasiones pero si controlaban el partido. después de esos primeros compases, Ander Herrera mandó un pase hacia el área, y un inoportuno resbalón del central Kryvtsov, dejó a Juan Mata solo delante del portero Kanibolostkyi. El delantero del Valencia no perdonó, y el combinado nacional se ponía 1-0 con solo 10 minutos jugados. Con la confianza que supone el gol, España empezó a desplegar ese juega que enamora. Si a eso le unimos una presión asfixiante, los ucranianos ni olían la pelota. El centro del campo formado por Javi Martínez, Ander y Thiago está a un nivel superior. Los dos del Athletic ponen el poderío y la distribución, y el del Barça, la magia. Con un dominio tal, era lógico que el segundo gol no tardara en llegar. Balón en pies de Thiago en tres-cuartos de campo, gran pase ante la subida de Martín Montoya, y este manda un centro raso que dejó a Adrían con la única misión de empujarla a la red. Menos de media hora de partido y España ya ponía la directa hacia la siguiente fase. Ucrania dejó solo dos momentos de peligro en la primera parte. Un tiro de Konoplyanka en el minuto 36, y un centro de Butko que se paseó por el área española sin que nadie rematara. El entrenador Yakovenko había apostado por Billiy en el centro del campo, pero la jugada le salió mal, y por ello lo cambió por Golodyuk en el 37. Sorprendía que apostara por un cambio defensivo, cuando necesitaban los ucranianos una victoria para pasar a semifinales.

Con la segunda parte, España bajó la intensidad. Eso lo aprovechó Ucrania para subir lineas y aumentar la presión. Pese a ello, no se produjeron ocasiones peligrosas contra la meta defendida por David De Gea. El entusiasmo ucraniano no fue más que un espejismo. En el minuto 71, precioso pase al hueco de Thiago hacia Mata, y este es derribado dentro del área por Garmash. El árbitro, de forma un poco rigurosa, le saca la tarjeta roja al defensor ucraniano. El lanzamiento de Mata desde los 11 metros resultó imparable para Kanibolostkyi. La conexión Thiago-Mata volvía a resultar mortal. Cuando ya la cosa parecía sentenciada, Javi Martínez quiso ceder un balón a De Gea, pero Zozulya se cruzó en la trayectoria. Cuando este intentó regatear al portero, fue derribado. Konoplyanka fue el encargado de tirar el penalti, pero su disparo fue detenido por el arquero. Después de esto, el marcador no se movio, pese a alguna ocasión más por parte de los chicos de Milla.

Por su parte Inglaterra, además de intentar llegar a semifinales, necesitaba mejorar una imagen que había sido bastante mala en los dos primeros partidos. Pero la primera parte del partido contra Chequia, no supuso esa mejora que pedían sus aficionados. El conjunto de Stuart Pearce no ha sabido digerir bien la baja del gunner Jack Wilshere. Durante todo el torneo, incluido este último partido, no han conseguido hacer ninguna triangulación de medio campo para arriba, y su peligro ha llegado por alguna subida por banda, o gracias a algún disparo lejano. Mientras, los checos buscaban dominar la posesión del encuentro, pero tampoco conseguían tener un juego fluido. Cada equipo tuvo la ocasión de desequilibrar el 0-0. Primero fue Chequia, con un tiro de Marecek , al que Fielding reaccionó con un paradón. Y antes del descanso, Sinclair disparó de fuera del área, pero Vaclik lo mandó a saque de esquina.

Con ese 0-0 al descanso, Inglaterra estaba fuera del torneo en favor de los checos. Por eso decidió pisar el acelerador, y empezar a crear ocasiones. Esas ganas se vieron recompensadas en el minuto 77, cuando Welbeck mandó a la red un centro de Sturridge.Con ese resultado, los ingleses volvían a tener un sitio en las semifinales. El partido se convirtió a partir de ese momento en un “corre-calles”, pero sin ninguna precisión. Parecía que el marcador no iba a cambiar, pues pese ir perdiendo, los checos no reaccionaban. Pero a veces, una decisión técnica puede cambiar un partido. El técnico checo Dovalil introdujo en el minuto 83 a Pekhart y Chramosta. Y esos dos jugadores conseguirían dar la vuelta al partido. Primero fue Chramostra en el 88, consiguiendo el empate. Y cuando los ingleses buscaban otro gol, un contragolpe checo acabó con el 2 a 1 final, obra de Pekhart. Chequia consiguió en 5 minutos, lo que no había hecho en 85. Y con la remontada conseguían lo más importante, conseguir una plaza en semifinales. Los checos quedan pues en el segundo puesto, y la clasificación final del grupo B así:

 

De esta manera acaba la primera fase del Europeo Sub 21. Inglaterra deja el torneo después de haber llegado como uno de los favoritos. Pero han desplegado un juego paupérrimo, y así no se llega a ningún sitio. Mientras Ucrania tampoco es haya sido mucho mejor. La lesión de Stepanenko no les ayudó mucho, pero el bajo rendimiento de Yarmolenko y Konoplyanka resultó decisivo para que se vayan a casa a las primeras de cambios. Ahora pues toca esperar a las semifinales: Suiza-República Checa y España-Bielorrusia. Si los españoles consiguen llegar a la final, podrán de nuevo disputar unos juegos olímpicos.

Patrik Hernádez

Anuncios