La Segunda División B es una categoría que suele ser injusta y despiadada con los equipos que buscan la gloria durante toda la competición y que por pequeños detalles se quedan a la puerta de ella. Hoy, abandonan esta cruel competición Alcoyano y Guadalajara. Siguen en ella, Lugo y Mirandés, equipos referencias en sus grupos que no se han desenvuelto bien en el  momento más importante.

El Alcoyano dirigido por David Porras y organizado e impulsado por Álvaro García vuelve a Segunda División tras 44 años. No ha sido fácil, el Lugo de Quique Setíen ha sido un equipo que ha propuesto fútbol pero que ha sido impreciso en los metros finales. Lo que ha sucedido esta tarde en el Anxo Carro refunda esta teoría.

El Lugo salió a por el gol, la defensa Alcoyana, nerviosa e imprecisa no supo sobreponerse a la situación incómoda que proponían los gallegos. Maestro se erigió en héroe antes de que llegará el balón a Álvaro Garcia. Los mejores jugadores aparecen en los momentos trascendentales y el de La Romana siempre acude a su cita, como en el Bernabéu o Ipurúa, el alicantino ha vuelto a acudir al rescate.

Cuando la primera parte moría entre el intento de asedio del lugo, el rápido extremo sirvió un balón de esperanza a Remón para que este definiera por bajo haciendo el gol de la ilusión alcoyana. Los de Porras habían empezado mejor pero se habían desinflado. El resultado no hacía justicia a lo visto en el juego pero eso hoy no importaba. El Lugo no supo sobreponerse, el resultado era demasiado adverso y los de Setién no se encontraban con la confianza necesaria como para obrar un milagro.

Tras superar a Lugo y Eibar, dos primeros de grupos y a un Castilla con la carisma por excelencia, el Alcoyano es justo equipo de Segunda División.

También se mezcló la decepción y la alegría en Anduva. El Mirandés se presentaba como favorito, el 0-1 de la ida y el ser un equipo apuesto y coqueto eran sus credenciales. Miranda de Ebro esperaba una fiesta que en este caso no tuvo final feliz.

Un gol de Candelas a pase de Mújika acercaba a los del Ebro a Segunda. El Guadalajara debía hacer dos goles y su presencia en el campo no parecía tan importante  como para pensar en tragedia mirandesa. El gol de Juanjo a falta de 15 minutos hizo pensar lo contrario.

A raíz del tanto manchego, el Mirandés se marchó psicológicamente del partido. Fue nervioso, impreciso y débil en el momento más importante. Cada jugada del Guadalajara acababa con la sensación de que en la defensa mirandesa reinaba el desorden táctico.  El partido se había vuelto loco y el Guadalajara apretaba. A falta de cinco minutos Wilfred cometió un claro penalti. Ernesto, canterano madridista y goleador en el alcorconazo sentenció perfectamente a la derecha de Wilfred.

El Mirandés se queda  a las puertas después de quedar segundo en el grupo 2  y haber superado al Cadiz y al Badalona. El Guadalajara de Carlos Terrazas, toca la gloria después de sobreponerse al Orihuela, Sevilla Atlético y Mirandés. Castilla La Mancha seguirá con un representante en Segunda División tras el descenso del Albacete.

Pedro Antolinos

Anuncios