El Centre d’Esports Sabadell es un  histórico de nuestro fútbol no renocido como tal por los aficionados más jóvenes al balompié. El equipo arlequinado nació en 1903 y muestra con orgullo ser subcampeón de la Copa de España en 1935 (Sabadell 0-3 Sevilla) y la participación en la  Copa de Ferias en la temporada 1969-1970, donde cayó eliminado ante el Club Brujas KV de Bélgica en la primera ronda (2-0 y 1-5). La alineación del debut europeo pasó a la historia. Esta, estaba compuesta por : Arnal – Montesinos, Muñoz – Zaballa, Pereda, Palau, Garzón, Cristo y Comas, comandado desde el banquillo por Bernardino Pérez “Pasieguito”.

Tras su largo periplo por las diversas categorías de nuestro fútbol, en la temporada 1991 se convirtió en Sociedad Anónima Deportiva. Lo que parecía salud económica , acabó convirtiéndose en el peor de los lastres. La siguiente temporada a la conversión, el Sabadell quedó último en Segunda División y fue descendido a tercera por motivos económicos.

Los problemas financieros se cebaron con una entidad a la deriva que no presentaba buenos síntomas. Lejos de ello, la temporada siguiente se logró el ansiado ascenso a Segunda División B, era lo justo. Un largo trayecto en Segunda División B y Tercera ha sido el anticipo de una historia bonita sucedida en el año 2011.

 Con Lluís Carreras y Roger García en el banquillo, y el mítico Xavi Roca en los despachos, los arlequinados han sido líderes en el grupo 3 de la categoría con 69 puntos. En la eliminatoria de ascenso a la gloria, donde los líderes de cada grupo se disputan el pasaporte directo a la Liga Adelante, los de Carreras se enfrentaron al Eibar, primer clasificado en el grupo 2.

Un empate sin goles en la Nova Creu Alta y otro empate, esta vez a un tanto en Eipurúa llevó al Sabadell a la segunda categoría de nuestro fútbol 18 años después.

 Ibusuki Hiroshi, delantero japonés cedido por el Girona, máximo goleador del equipo con 10 tantos y el extremo Marc Fernández, autor del gol del ascenso en el trascendental partido de Eipurúa, han sido dos jugadores de orden ofensivo referentes en un equipo caracterizado por su gran solidez defensiva. Tan sólo han encajado 24 goles lo que ha hecho a su portero, David De Navas, zamora de la categoría.

A parte de jugadores trascendentales que serán recordados para siempre en la Nova Creu Alta, la figura de Lluís Carreras es digna de mención. El ex, entre otros, del Barcelona, ha logrado construir un equipo compacto y sólido que ha tenido como recompensa el ascenso. A principios de temporada, ni el aficionado más acérrimo pensó en este logro. Por eso a día de hoy, Carreras es respetado y venerado en una ciudad con ganas de fútbol que luchará por mantenerse en el lugar que por historia (40 participaciones en segunda) le corresponde.

Pedro Antolinos

Anuncios