Este fin de semana se estrenan múltiples películas en las salas de nuestro país. Encontraremos la cartelera llena de diferentes opciones para este incipiente calor veraniego. Pasen y vean.

Para empezar tenemos el blockbuster de este verano, Transformers 3: El lado oscuro de la Luna (Transformers: Dark of the Moon, 2011). Cine palomitero de dudoso entretenimiento de la mano de Michael Bay.

Sinopsis: En esta tercera entrega de la saga, los Autobots y los Decepticons se ven envueltos en una peligrosa carrera espacial en la Tierra entre los EE.UU. y Rusia, y una vez más Sam Witwicky (Shia LaBeouf) tendrá que acudir en ayuda de sus amigos robots.

Valoración: Con la primera parte tuve bastante y la segunda me pareció un despropósito narrativo. Para cuando cine de entretenimiento como el de antes, que no nos tomaban por tontos?

Blackthorn, sin destino (Blackthorn, 2011) es lo nuevo del habitual guionista de Amenábar, Mateo Gil –autor de la fallida Nadie conoce a nadie (1999)– que nos presenta una historia alternativa del forajido Butch Cassidy. Un western a la vieja usanza pero con denominación de origen español.

Sinopsis: Historia de los últimos días del legendario ladrón de bancos Butch Cassidy (que encarnó Paul Newman en “Dos hombres y un destino”). Se trata de un western crepuscular, apoyado en leyendas de la época que aseguran que Cassidy no murió con Sundance en Bolivia en 1908, sino que escapó de la encerrona e incluso regresó a EE UU. James Blackthron (Sam Shepard) es el pseudónimo bajo el que se camufla Cassidy – otro alias-, que vive con una indígena (Magaly Solier) en los valles tropicales de Bolivia. Un día conoce a Eduardo Apodaca (Eduardo Noriega), un ingeniero español de minas que se ha convertido en ladrón. Ambos se asocian y acabarán cometiendo algunos atracos.

Valoración: Interesante western y más siendo un género apenas tratado por el cine español. Totalmente recomendable.

Una mujer en África (White material, 2009) es un drama sobre el colonialismo ambiento en África. Esta producción francesa nos llega con dos años de retraso a nuestras salas y con la aparición de un hombre venido a menos de la interpretación: Christopher Lambert (“Los inmortales”).

Sinopsis: En un conflictivo país del corazón de África, vive María (Isabelle Huppert), una terrateniente en cuyas tierras se cultiva café. Es una mujer de carácter fuerte y altivo, acostumbrada a ejercer un férreo control en sus propiedades. Por eso, cuando está a punto de estallar en el país una guerra civil, no duda en defender su cosecha con uñas y dientes.

Valoración: El cine francés trae normalmente lo mejor o lo peor. Para los que quieran algo más pausado fuera de la acción desenfrenada.

Caballeros, princesas y otras bestias (Your highness, 2011) es otra vuelta de tuerca a la fantasía de corte medieval con princesas en apuros, brujeria, trucos mágicos y espadas pero en un tono más cómico.

Sinopsis: Thadeous (Danny McBride) se ha pasado la vida viendo cómo Fabious, su perfecto hermano mayor (James Franco), se ha embarcado en tremendas confrontaciones y se ha hecho con el corazón de su pueblo. Cansado de que la aventura, la admiración y el trono no llamen a su puerta, se ha resignado a una vida dedicada a fumar hierba de brujo, beber buen alcohol y seducir a doncellas desvergonzadas. Pero cuando Belladona (Zooey Deschanel), la prometida de Fabious, es secuestrada por el malvado brujo Leezar (Justin Theroux), el rey da un ultimátum a su hijo menor: si no mueve el trasero y la rescata, se acabaron los fondos. Nada convencido de su misión, Thadeous se une a Fabious en un peligroso viaje para liberar a la princesa. Les acompaña Isabel (Natalie Portman), una misteriosa guerrera con un peligroso objetivo. Los hermanos se enfrentarán a terribles criaturas y a caballeros carentes de honor antes de llegar a Belladona. Si Thadeous es capaz de sacar a la luz el héroe que lleva escondido en su interior, podrá ayudar a su hermano a impedir la destrucción del reino. Pero si le puede la holgazanería, no sólo será tachado de cobarde, también tendrá un asiento en primera fila para contemplar el amanecer de la Era de las Tinieblas.

Valoración: Para los que no se harten de epopeyas medievales, aquí tienen su propuesta.

Cuando un hombre vuelve a casa (En mand kommer hjem, 2007) fue rodada hace cuatro años y es una comedia romántica del danés Vinterberg (autor de Celebration).

Sinopsis: El hijo pródigo de la ciudad, un cantante de ópera de fama mundial, vuelve a casa. Mientras tanto, Sebastian, un ayudante de cocina con un pie en el altar, cae rendido a los pies de Maria, la nueva asistenta. Los rumores que circulan sobre un posible parentesco entre el cantante de ópera y el ayudante de cocina ponen la ciudad patas arriba y amenazan con arruinar las grandes expectativas de todos y el triunfal regreso del cantante de ópera.

Valoración: No soporto el cine nórdico de autor y un director que normalmente no usa ni música ni luz artificial en sus obras.

Win win (Ganamos todos) (Win win, 2011) a medio camino entre la comedia y el drama ambientado en los eventos deportivos escolares. La presencia de Paul Giamatti siempre es interesante.

Sinopsis: Mike Flaherty (Giamatti), un abogado sin demasiada suerte en su trabajo, dedica su tiempo libre a entrenar a los muchachos de una escuela de lucha libre. En un momento dado, Mike asume la defensa de un viejo cliente con la esperanza de mantenerse a flote y sacar de apuros a su familia. Sin embargo, cuando el nieto adolescente de su cliente, toda una promesa deportiva, escapa de casa y y se va con su abuelo, la vida de Mike dará un giro completo.

Valoración: Entretenida propuesta sin grandes pretensiones que por lo oído/leído se deja ver.

Valeria descalza (2011) es la segunda propuesta española de la semana, relevada por la importancia del film sobre Cassidy. Trata sobre un romance situado entre Cuba y el País Vasco.

Sinopsis: La trama se desarrolla en dos ciudades: Bilbao y La Habana. Salvador (Rubén Breña) es un viejo arquitecto cuyo tiempo se acaba y vive obsesionado con la idea de recuperar a su hija Valeria (Gabriela Griffith), una veinteañera que quiere ser cantante, vive el presente con intensidad con su amiga Nadia (Giselda Calero) y no quiere saber nada de él. Valeria y Nadia son dos jóvenes habaneras que exploran su identidad sexual entre el juego, el asombro y el alborozo. Por otra parte, Raúl (Aitor Mazo) y Leonor (Maiken Beitia) se enfrentan al final de su matrimonio. Él, a sus cuarenta y tantos, acaba de conocer a Valeria y no puede quitársela de la cabeza.

Valoración: Esta coproducción hispano-cubana puede aportar un buen rato cinéfilo pero no esperen nada diferente de lo ya hecho por nuestra cinematografía.

Cena de amigos (Le Code a changé, 2009). Comedia romántica de realización francesa de corte independiente.

Sinopsis: Una noche de verano varios amigos se reúnen para cenar. Cada uno de ellos trata de enmascarar sus problemas personales y pasar una agradable noche de comida, vino y amistad. Sin embargo, las parejas empiezan muy pronto a mostrar su verdadero estado de ánimo, su insatisfacción mutua, y queda de manifiesto que lo que realmente pretenden es vivir una aventura amorosa.

Valoración: Para enamorados de la Novelle Vague y el cine independiente.

Sergi Laparra

Anuncios