La selección de Colombia llegaba a la Copa América con una estela de aspirante a plantar cara a los grandes. En su once inicial se encuentran nombres que han destacado este año en el mundo fútbol como pueden ser Radamel Falcao, Freddy Guarín o Hugo Rodallega. A parte, el plantel se completa con nombres conocidos por el público español como Abel Aguilar o Luis Amaranto Perea. El conjunto dirigido por Hernán “Bolillo” Gómez, demostró su calidad y juego combinativo durante los encuentros previos a este torneo, y afrontaba el primer partido contra Costa Rica. Pero la primera parte del partido fue un tanto soporífero. Los colombianos desplegaron en la primera parte un juego bastante lento. Los costarricenses bien plantados, planteaban algo de peligro a base de contras, sobre todo en pies de Joel Campbell.


Cuando se llevaban jugados 30 minutos, se produjo la jugada que cambió el signo del partido. Entrada criminal de Randall Brenes sobre Perea. El árbitro Enrique Osses no lo dudo, y le enseño la roja al atacante de Costa Rica. Ante está situación, el técnico “cafetero” retiró del campo a Abel Aguilar y dio entrada al delantero del Wigan, Hugo Rodallega. Esto dio un poco más de mordiente al ataque colombiano. Cuando el primer tiempo llegaba a su fin apareció, por fin, alguien en Colombia. El jugador del Oporto Guarín, ha completado un temporada tremenda con la “Dragoes”. Pero con su selección, al jugar un poco escorado en banda, su implicación es menor que en Portugal. Durante todo la primera parte, Guarín había estado desaparecido. Pero, al final, la calidad siempre sale a la luz. Salida de Costa Rica que roba rápido Colombia. El balón queda en pies de Guarín, que manda un gran pase a la espalda de la defensa de Costa Rica, y Adrían Ramos se adelanta al portero Moreira para poner el 1-0 en el marcador. Si la expulsión habían supuesto un duro golpe para el conjunto de Ricardo La Volpe, ese gol justo antes del descanso fue un verdadero jarro de agua fría.

La segunda parte solo fue un monólogo de ocasiones de Colombia, pero ninguno de los tiros supuso un gol que aumentara la diferencia en el marcador. Costa Rica tampoco puso mucha intención de remontar el partido. El colmo de esa indiferencia de los “ticos” fue que cuando todavía quedaban 2 minutos, su portero perdía tiempo atándose las botas. Un esperpento. Con esta victoria, Colombia se coloca líder del grupo A por delante de Argentina y Bolivia. En la siguiente jornada, el conjunto “cafetero” se enfrentará a la “Albiceleste” en lo que supondrá el partido estrella de este grupo. Esperemos que el rendimiento de los chicos del “Bolillo” Gómez sea mejor que el de hoy, y demuestre toda la calidad que atesora.

Patrik Hernández (@PatrikSeppanen)

Anuncios