Perú – Uruguay

La selección uruguaya, catorce veces campeona de la Copa América, debutaba hoy frente a Perú, en un partido con el que podía demostrar a las grandes favoritas, Brasil y Argentina, que los charrúas también merecen ese estatus de candidatos al título. Por jugadores lo tienen: Cavani, Suárez y Forlán se antojan una de las mejores tripletas atacantes que cualquier selección puede formar hoy en día y debería ser suficiente para hacer temblar las piernas de los defensas rivales. Pero Perú no cuenta con una zaga que se amedrente, Acasiete y Rodríguez son expeditivos y no se andan con medias tintas, con Revoredo y Vílchez cubriendo los costados; no son los mejores pero no tienen complejos cuando se enfrentan a ellos.

Perú comenzó mandando en el marcador gracias a un gol de José Paolo Guerrero, que aprovechó un magnífico pase largo de Guevara tras un córner a favor de Uruguay para regatear a Muslera en la salida y marcar ante la atenta mirada de los defensas charrúas. Tiraron el fuera de juego tarde y eso permitió al 9 peruano establecer el 1-0 en el marcador, que marcaba a los 23 minutos. El empate llegaría por medio de Luis Suárez, al borde del descanso, cuando recibió una buena asistencia de Lodeiro, desacertadísimo hasta entonces, y cruzó el balón ante la salida de Fernández.

Del tridente uruguayo apenas había noticias, salvo algunos destellos de Suárez (gol incluido) y esporádicas combinaciones. A Cavani no se le vio en todo el partido, un poco perdido en aquella banda derecha tan alejada del área. El delantero del Nápoles acabaría siendo sustituido en la segunda parte para dejar paso al joven Abel Hernández, una de las mayores promesas de Uruguay. Forlán estaba en todas partes, pero en ninguna conseguía hacerlo bien. Si caía a la banda su centro se iba desviado, si intentaba regatear por el centro, el balón acababa perdiéndose en una maraña de piernas peruanas. Sacaba los córners, las faltas (tuvo una buena ocasión a balón parado pero el buen hacer de Fernández le privó del gol), lo intentaba con disparos lejanos, pero Diego aún no ha recuperado su mejor forma. Tuvo en sus botas el 1-2, en un mano a mano dentro del área, pero su disparo con la izquierda se marchó alto. Perú retrasó sus líneas unos metros ante las acometidas charrúas, que se sentían más cómodos cuando el partido se descontrolaba. La salida de Vargas creó muchos quebraderos de cabeza en la zaga uruguaya y Muslera tuvo que intervenir ante varios lanzamientos lejanos del interior peruano. De sus botas nacería, en el minuto 92, un preciso y precioso centro que Guerrero no acertaría a convertir en gol por muy poco. Empate a uno final que sitúa a los charrúas al nivel de Brasil y Argentina: si son mejores que el resto, aún han de demostrarlo.

México – Chile

Chile era un incógnita. La era Bielsa se acabó antes de lo que aficionados y jugadores y él mismo deseaban, y había dudas sobre qué rumbo tomaría el combinado nacional con el nuevo seleccionador, Claudio Borghi. México, por su parte, ha venido a esta Copa América con su equipo sub-23, pero eso no significa que su selección no sea competitiva. La apuesta de Borghi es atrevida, ofensiva, muy atractiva para el espectador, aunque el paso de los minutos yendo por debajo en el marcador pareció entumecer por momentos las piernas y las ideas chilenas. El gol mexicano lo anotó Néstor Araujo de cabeza tras el saque de una falta lejana; dio la sensación que Claudio Bravo pudo hacer algo más por evitarlo. La selección chilena tiene mucha, mucha, mucha calidad arriba. Y no sólo por Alexis Sánchez, que se mueve a una velocidad envidiable para el resto de futbolistas, con unos cambios de dirección imposibles y que se muestra incisivo como pocos. Uno de los compañeros con los que mejor se entiende es Matías Fernández. Es normal, con él se podría asociar hasta el más “tuercebotas”. Siempre entre la línea defensiva y el centro del campo mexicano, su presencia en el ataque chileno es imprescindible. En la punta del ataque el “Chupete” Suazo, un delantero que entiende a la perfección lo que se necesita de él. Desmarques para que puedan entrar Mati Fernández y Alexis Sánchez, primer defensa del equipo y jugador referencia arriba. Pues él es capaz de hacerlo todo y cada cosa un poco mejor que la anterior.

A pesar del buen trato de balón de Chile, sus atacantes eran incapaces de materializar las ocasiones que creaban. Combinaciones en corto, paredes, ausencia total de pelotazos… Pues bien, ironías del destino mediante, la selección de Borghi le daría la vuelta al marcador con dos goles de córner, uno de los, a priori, puntos más débiles de Chile (al menos en comparación con México). Paredes en el 67′ con la punta de la bota y Vidal con un gran cabezazo en el 73′ obraron la remontada. Por parte de México, cabe destacar a Giovanni Dos Santos, jugador clave en su selección por experiencia y calidad que se alza como el faro que alumbra el ataque mexicano. Edgar Pachecho tuvo en sus botas la ocasión de empatar el partido en el tiempo de prolongación, pero esta vez Bravo sí estuvo acertado y evitó que su equipo perdiese dos puntos tan valiosos. Sólo Colombia y Chile han conseguido ganar en esta primera jornada. 2-1 para Chile que ha sido, hasta el momento, la mejor selección de este torneo, no sólo por su buen juego, también por su mentalidad ganadora.

Resultados y clasificación

Autor: El Bigote de Preciado (@preciadobigotin)

Anuncios