EL VUELO DEL AVISPÓN

“Otro reto para El Avispón Verde, su ayudante Kato y su arsenal blindado La Belleza Negra”. Así comenzaba la cabecera de la clásica serie The Green Hornet, en castellano El Avispón Verde, que comenzó en 1966 y tuvo una longitud de 26 episodios de unos 25 minutos de duración aproximada cada uno. Pasó un tanto desapercibida quizás eclipsada por otras grandes series de la época como Batman o Star Trek.

The Green Hornet cuenta la lucha contra el crimen de Britt Reid, editor del periódico Centinela, que de noche se convierte en su alter ego El Avispón verde, encarnado por Van Williams, actor de infinidad de series de televisión en más de 20 años de exitosa carrera en la guerra de audiencias. Con su pistola de gas toxico, El Avispón siempre va acompañado por Kato su fiel chofer de acción que a su vez es el mayordomo de B. Reid,  interpretado por un todavía inexperto en Hollywood y desaprovechado Bruce Lee. Aunque esta serie fuese uno de sus escaparates hacia occidente, el pobre Kato solo cogía el teléfono, conducía y pegaba algunas súper collejas sin mostrar todo el Kung Fu que Lee llevaba dentro. Dichos héroes, cuya verdadera identidad solo es conocida por su secretaria (Wende Wagner) y por el fiscal del distrito, patrullaban la ciudad en busca de malhechores a bordo de La Belleza Negra, Un Chrysler Crown Imperial del 66 con todo tipo de accesorios, desde dispositivos de vigilancia a potentes misiles. Listos para la acción.

Pero los orígenes del Green Hornet no se encuentran en esta serie. El Avispón Verde comenzó siendo un héroe radiofónico a mediados de los años 30 de la emisora estadounidense WXYZ de Detroit, famosa por la radiodifusión de música clásica. Escogieron para su programa el interludio orquestal El vuelo del moscardón compuesto por Rimsky Korsakov acompañado de un zumbido de abeja. Más tarde este tema se adaptó para la serie de 1966 con un solo de trompeta dándole un estilo jazz. En esta primera edición del Avispón, Kato era de denominación japonesa, pero debido al ataque de Japón a Pearl Harbor en 1941 la nacionalidad del personaje fue variando de filipina, coreana o china en la película de 2011. Gracias al rotundo éxito del programa se hizo la primera serie de televisión en 1940 que duró 13 episodios, hasta que llegó la definitiva, la del gran Lee, de la cual se hizo una película reciclando material, llamada en castellano El retorno del dragón, que recopila los mejores momentos de la serie. Estos personajes también hicieron sendas apariciones la mítica serie de Batman protagonizada por Adam West.

Esta somnolienta serie deja mucho que desear, comenzando por el reciclaje masivo de planos de cada capítulo, en lo que vemos salir a La Belleza Negra una y otra vez de su garaje o al jefe de distrito bajar por el ascensor secreto sin cesar. Por otro lado, la insulsa actuación de Bruce Lee, que prácticamente no hace nada, y la falta de un archienemigo carismático al estilo del Joker o el Pingüino hacen que The Green Hornet aburra en demasía. A principios del presente año salió la última adaptación del Avispón llevándolo al S. XXI y poniendo empeño en tapar esos huecos que tenía la serie, como la falta de humor rellenada con Seth Rogen que encarna a B. Reid, la falta de acción con un Kato que pelea como dios manda o incluso un enemigo “carismático” interpretado por el magnífico Christoph Waltz. The Green Hornet 2011 ha devuelto la vida al avispón, a pesar de caer en el error del 3D.

Mi nota para El Avispón verde (1966) es 4 sobre 10.

M.A.

Anuncios