Joel Campbell, protagonista del partido

Tuvieron que jugar dos de las selecciones más flojas, al menos a priori, de esta Copa América para mostrar al mundo que en ese torneo también se puede salir a ganar que, a excepción de Chile, parecía una idea desterrada por demasiados conjuntos hasta el momento. Y así va esta Copa América. El caso es que Bolivia y Costa Rica jugaron un buen partido de fútbol, con llegadas para los dos conjuntos, con una segunda parte muy abierta que deparó las mejores ocasiones y el definitivo resultado: victoria por dos a cero para los “ticos”, que se mostraron muy superiores sobre el campo y pudieron sacar un resultado más abultado de no ser por Arias y los postes.

Costa Rica está dirigida por Ricardo La Volpe, un entrenador carismático, querido y odiado casi a partes iguales, con tantos detractores como defensores. Yo soy de los primeros, quizá por esa sensación de injusticia en el Mundial de Alemania de 2006, cuando un golazo de Maxi Rodríguez impidió a los mexicanos alcanzar los cuartos de final de aquel maravilloso campeonato que estaban disputando. Sea como fuere, los equipos de La Volpe siempre son agradables de ver, tratan de sacar el balón jugado en todas las situaciones (con los problemas que eso acarrea); presión arriba comenzando por los delanteros para adelantar las líneas y asfixiar al rival; diagonales de los jugadores de banda en ataque para llegar al área… Costa Rica practicó un fútbol alegre, dinámico, incisivo, perfectamente representado por su mejor jugador hasta ahora, Joel Campbell, delantero del Deportivo Saprissa, un joven con 19 primaveras que se está erigiendo en el jugador revelación de la Copa América 2011.

Aunque Bolivia jugó una seria primera parte, incluso Álvarez lanzó un balón al palo cerca del minuto 15, Costa Rica fue adueñándose del partido a lo largo que pasaban los minutos y se hizo con su control definitivo en la segunda mitad. En el minuto 59, un gran pase de Campbell habilitó un mano a mano entre Guevara y Arias que resolvió brillantemente el arquero, pero su rechace lo alcanzó Martínez con la punta de la bota para adelantar a los “ticos” en el marcador. Campbell continuaba con su recital de fútbol y, poco después, lanzó una falta magistral que se estrelló contra el larguero de Arias. Arias, otro de los nombres propios del partido, vaya noche la del portero boliviano. Con 1-0 en el marcador, detuvo un penalti a Guevara provocado por una clara mano de Rivero cuando el balón ya se colaba en la portería: penalti y expulsión que llevó al central a la ducha. No se había habituado Bolivia aún a jugar con diez cuando, apenas tres minutos después, Flores agredió incomprensiblemente a Campbell y dejó a su equipo con nueve. En una contra, poco antes del minuto 80, Campbell aprovechó una asistencia de Mora en un contragolpe para batir por bajo a Arias y colocar el definitivo 2-0. Una firma perfecta para un partidazo de 10 de la joven perla costarricense.

El Argentina-Costa Rica de la madrugada del lunes al martes (2:45 hora española) se antoja decisivo para las opciones de ambos conjuntos, aunque el empate parece suficiente para los “ticos”. A la anfitriona sólo le vale la victoria en ese encuentro y, por lo que hemos visto hasta ahora, mucho tendrá que mejorar si lo quiere conseguir. Que Costa Rica no ha venido aquí de vacaciones. Y La Volpe aún recuerda lo de 2006.

Resultados y clasificación

Autor: El Bigote de Preciado (@preciadobigotin)

Anuncios