Supongo que aún recordarán cómo empezó la Copa América, con pírricos empates carentes de fútbol. Pues bien, en su última jornada de la fase de grupos, la correspondiente al grupo B, hemos visto 12 goles, empate a tres en el Venezuela-Paraguay y victoria por cuatro a dos de Brasil frente a Ecuador. Los cuartos de final ya son definitivos: Colombia-Perú; Argentina-Uruguay; Brasil-Paraguay; Chile-Venezuela.

La Vinotinto se adelantó en el marcador por medio de Rondón, que marcó un golazo con un disparo desde el borde del área. Es una buena selección, con muchos jugadores experimentados y con suficientes cualidades para impregnar al equipo de un fútbol vistoso y práctico. Además, no pierden nunca la esperanza, como bien hemos podido comprobar hoy. Pero no todo son halagos, también tiene defectos, y el más preocupante son las jugadas a balón parado. Puede que algunos no lo vean importante, pero supongo que con este dato bastará: Venezuela recibió tres goles a balón parado. Y así llegaron hasta el minuto 90, cuando Miku acortó distancias. En el descuento Perozo aprovechó la última jugada del partido (asistencia de Vera, el portero) para conseguir igualar el marcador y llevar el éxtasis a los aficionados venezolano (Hugo Chávez incluido).

Brasil se impuso a una combativa selección ecuatoriana que tuvo en Caicedo a su mejor hombre (una pena que dejemos de disfrutarlo en la Liga BBVA) y a Julio César como su mejor aliado, pues el portero brasileño se mostró inseguro en el primer gol y quizá pudo hacer algo más en el segundo. Por parte de la canarinha, Ganso es el faro en ataque, el jugador al que todos buscan para que dé el pase decisivo, el 10 de Brasil, el mediapunta del fútbol mundial; es una pena que su estado de forma no acompañe a sus condiciones técnicas, no ha llegado a esta Copa América con el ritmo de partidos adecuado. Aún así, a medio gas es capaz de filtrar pases imposibles para el tridente ofensivo: Robinho, Neymar y Pato. El primero estrenó “look” para dejar en el olvido el primer partido de Brasil frente a Venezuela (contra Paraguay no jugó ni un minuto) y vaya si lo consiguió, siendo uno de los mejores en el ataque de la canarinha.

Ramires y Leiva siguen sin funcionar, y me temo que eso no tendrá solución en el campeonato, pero Menezes dio la clave con los cambios. Al buen partido de Robinho hay que sumar el monopolio que consiguió Maicon de la banda derecha canarinha. Estuvo presente en ataque y en defensa y todo lo hizo bien (incluos dio una asistencia de gol a Neymar), sería extraño que Dani Alves volviese a jugar de titular. Por último, destacar los dobletes de Pato y Neymar, que cuajaron una gran actuación; el delantero del Milan estuvo inmenso, en constante movimiento y, casi siempre, en el lugar adecuado; el del Santos, Neymar, también rayó a buen nivel, si bien parece demasiado inmaduro en algunas ocasiones: regates fútiles sobre la línea de cal, aguantar el balón demasiado tiempo, ralentizar los contragolpes… Brasil ganó, con más esfuerzo del deseado durante algunos minutos, y no disipó las dudas surgidas en torno a la selección, pues sólo muestra su mejor cara en algunos momentos del partido. ¿Será suficiente con eso en la ronda final?

Resultados y clasificación

Autor: El Bigote de Preciado (@preciadobigotin)

Anuncios