En la antesala de las que, probablemente, serán las tres etapas más apasionantes de la ronda gala, los corredores españoles Alberto Contador y Samuel Sánchez parecen haber hecho un pacto de acción para hacer frente a los hermanos Schleck, a Evans y a Voeckler. Hoy hemos visto una apasionante bajada al último puerto, previo a la línea de meta, en la que dieron el todo por el todo en cada curva para intentar recortarle diferencia a sus rivales en la general. Parecía que lo conseguían, pero al final sus perseguidores los alcanzaron a unos metros de la llegada. Tan sólo el actual líder perdió tiempo, debido a una salida de pista durante el descenso.

Suerte fue lo que tuvo Voeckler a pesar de lo que pueda aparentar. Tuvo que dar gracias a que fue a parar al patio de una casa, con lo que evitó que la salida de la carretera fuera más trágica para su clasificación y su seguridad. Al final tan solo se dejó 27 segundos en la etapa de hoy, que podría haber sido fatídica de no haber acabado en aquella casa. Afrontará las dos etapas de los Alpes con una diferencia de 1:18 con respecto a Evans, 1:22 con Frank Schleck, 2:36 con Andy, 2;59 con Samuel Sánchez, y 3:15 con Alberto Contador.

El de Saxo Bank ha encontrado en el corredor del Euskaltel a su amigo y aliado más preciado. Además, el propio Samuel ha declarado al término de la etapa que hoy que “Alberto Contador es el único capaz de dinamitar esto”, después de ver la rabia con la que el de Pinto ha peleado en estos dos últimos días. Ahora el tándem Frank-Andy Schleck no parece tan poderoso, y Cadel Evans no anduvo tan fino hoy en el descenso como ayer. Quizá empiecen a flojear las piernas, pero solo una cosa está clara: las etapas de mañana, el viernes y el sábado decidirán quién llegará a los Campos Eliseos vestido de amarillo.

Infografía: Eurosport

Hay esperanza para los aficionados españoles. Mañana nos espera un recorrido de 200’5 km desde Pinerolo hasta Galibier Serre-Chevalier. Tremenda etapa con tres puertos de categoría especial en los que se medirán las fuerzas de los de arriba. Además nos encontramos el aliciente de una llegada en alto. Pero para el viernes no nos quedaremos con ganas tampoco. Los 109’5 kilómetros que se recorrerán desde Modane Valfréjus hasta el Alpe-d’Huez transcurrirán entre otros tres puertos que seguro nos dejarán bellísimas imágenes. También final en alto. El sábado tenemos una crono de 42’5 km en la que no sólo los especialistas serán el centro de atención.

Hoy la victoria de etapa fue para Edvald Boasson Hagen, con lo que ya suma dos en lo que va de Tour de Francia. Los noruegos están dando la cara. Ahora les toca ser protagonistas a los que lucharán por alzarse en el escalón más alto del podio en París. Por emoción que no sea.

Kike Martín

Anuncios