No podía ser de otra forma: la dualidad Barcelona – Real Madrid continúa vigente. Así lo ha demostrado la jornada 2ª de la Liga BBVA, primera en disputarse como consecuencia de la huelga de la AFE. Los chicos de José Mourinho le metieron seis a domicilio a un Zaragoza ausente durante los 90 minutos de encuentro. Los de Pep Guardiola no se quedaron atrás y le endosaron una manita al Villarreal en el Camp Nou.

La saga de clásicos había pasado, parecía que la resaca merengue-culé ya dolía menos, pero nada más lejos de la realidad. Después del primer fin de semana con Liga en juego tan solo podemos decir que “ojo con lo que nos queda”. El domingo el Real Madrid golpeaba la mesa y pedía paso cuajando un 0-6 en campo zaragozano con goles de Ronaldo (tres), Marcelo, Xabi Alonso y Kaká. El juego desplegado por los blancos asombró, pero cierto es que los maños no estuvieron bien plantados sobre las líneas del terreno de juego. El club madrileño hizo lo que quiso cuando quiso, y de no ser por Roberto, guardameta local, el marcador habría sido más abultado.

El lunes, cuando aún el mundo futbolístico alababa al vigente subcampeón, le tocaba jugar al Barça, defensor del título durante este año. Con la sorpresa de Thiago y Cesc sobre la hierba desde el arranque y con Xavi en el banquillo, los blaugranas desplegaron su mejor juego en territorio local. El submarillo amarillo comenzó bien, con buenas intenciones y bien plantado en el campo, pero el juego culé acabó arrollando a un Villarreal que veía cómo uno tras otro le caían hasta cinco goles. Marcaron Thiago, Cesc, Alexis y Messi (por partida doble). El conjunto de Guardiola sigue funcionando. Marchan bien los jugadores habituales, las nuevas incorporaciones de la Masía y los recién llegados de otros clubes. Si el Madrid puso el listón alto, el actual campeón liguero lo subió aún más, si cabe.

Eclipsados por estos dos encuentros quedaron los patidazos Valencia-Racing y Sevilla-Málaga. En Mestalla se vio un bonito choque que por poco dejan escapar los locales, pero que rescató un genial Soldado. El delantero le hizo tres goles al conjunto cántabro, con lo que se resarció de haberse encajado un gol en propia puerta en los primeros compases del partido. Al final 4-3 y un muy buen sabor de boca. En el Sánchez-Pizjuán se vio un encuentro muy esperado. Los locales tenían que reconciliarse con su público después del fracaso europeo. Al Málaga teníamos ganas de verlo después de los grandes fichajes de este verano. El 2-1 final nos dejó dos ideas claras: la reivindicación de Negredo como gran “killer” y el trabajo que le queda por delante aún a Pellegrini. El equipo malagueño goza de una calidad increíble a nivel individual (el gol de Cazorla quitando telarañas lo demuestra) pero tienen que trabajar más en el conjunto de las líneas sobre el terreno de juego.

En Granada se vio un duelo de primera con dos recién ascendidos desde Segunda. Derbi andaluz que se fue para Sevilla de la mano de Rubén Castro, que marcó un gol in extremis en el minuto 87. Mejores los béticos en el regreso de ambos clubes a la Liga BBVA. El Sporting-Real Sociedad se decantó del lado visitante gracias al buen juego desplegado por los de Montanier. Los de Preciado recortaron distancias en un lanzamiento de penalti que transformó De las Cuevas, pero valieron los dos goles de Aguirretxe y el resultado final fue de 1-2.

El Calderón vivió el primer partido mañanero de la Liga. El domingo a las 12:00 los aficionados colchoneros vieron cómo su equipo jugaba mejor que Osasuna, pero la ausencia de una referencia clave arriba les impidió marcar para deshacer la igualada. Resultado final de 0-0, bueno para los navarros, pero insuficiente para unos rojiblancos que esperan el transfer de Falcao como agua de Mayo.

Buen regreso también del Rayo Vallecano a Primera. Visitaban la Catedral, con todo lo que eso conlleva. Los leones jugaban bien, con un Muniaín inspiradísimo, y al comienzo de la segunda mitad Iturraspe adelantaba a los locales. No supieron administrar la renta y seis minutos después Movilla igualaba el luminoso. Resultado de 1-1 con sabor agridulce. Más de lo primero para el Athletic, y más de los segundo para el Rayo.

El Getafe-Levante pasó sin pena ni gloria por un Coliseum acostumbrado a este tipo de partidos. Empate a uno gracias a dos golazos de Miku y Juanlu, que fueron lo más destacado de un encuentro que no pasará a la historia. Y 1-0 terminó el Mallorca-Espanyol, otro encuentro soso que decantó el gol de De Guzmán, que tiene un pie fuera del conjunto balear. Los blanquiazules echaron de menos una referencia ofensiva como Osvaldo. Lástima por el conjunto catalán.

Buen comienzo liguero tras el que podemos apuntar varias ideas. La dualidad Madrid-Barcelona continuará marcando el ritmo durante esta temporada. Algo muy tremendo o muy grave tendría que suceder para que esto cambiase. Ambos conjuntos marcan la diferencia a base de jugadorazos y eso, sea bueno o malo, es una realidad. Bravo por el que pueda plantarles cara. La liga por el acceso a Europa va a estar marcada por la variedad. Desde un Atlético de Madrid o un Málaga en construcción, hasta un Valencia y un Villarreal muy resultones, todos los equipos que encajan en esta lucha nos van a ofrecer emoción hasta el final. Por abajo, la pelea por la permanencia nos va a dar más de un buen (o mal) momento. La Liga 2011-2012 ha arrancado, y va a tope.

Kike Martín

Anuncios