Empiezo esta nueva sección del blog. Cada vez intento abarcar más aspectos del cine, no solo la crítica pura. Para este próximo fin de semana tendremos en nuestras carteleras las siguientes opciones:

Intruders (id, 2011). El interesante Juan Carlos Fresnadillo (Intacto, 28 semanas después) nos presenta esta vez un film de género sobrenatural, coproducción española y británica con un reparto internacional con Clive Owen como cabeza de cartel.

Sinopsis: Juan, un niño de siete años, vive en un barrio humilde de Madrid y tiene una imaginación desbordante. Por las noches, sufre pesadillas en las que un intruso sin rostro lo ataca salvajemente, sin que su madre pueda hacer nada para evitarlo. Mientras tanto, Mia, una adolescente londinense de doce años, lee a sus compañeros de clase el misterioso cuento de Carahueca, un monstruo obsesionado con los niños. Ese mismo día, John Farrow, su padre, sufre un accidente en el rascacielos en construcción donde trabaja. La vida de las dos familias, aunque separadas por muchos kilómetros, dará un vuelco: los intrusos ya se han instalado en sus casas e intentan desesperadamente arrebatarles algo a los niños.

Valoración: Puede ser entretenida sobretodo para los amantes del género pero viendo las críticas y las puntuaciones de las webs especializadas no esperen demasiado.

 –El capitán trueno y el santo Grial (2011). Adaptación cinematográfica de las aventuras de uno de los héroes de cómic más ilustres de nuestro país. Sergio Peris Mencheta hace el papel de Capitán y Antonio Hernández (Los Borgia, En la ciudad sin límites) dirige la función.

Sinopsis: Durante la II Cruzada, el Capitán Trueno encuentra en las mazmorras de una fortaleza de Palestina a un cristiano moribundo llamado Juan de Ribera, quien le encomienda la misión de llevarse a España un cáliz sagrado que según él es el Santo Grial, que fue robado a una orden religiosa milenaria. Trueno, sus inseparables amigos Crispín y Goliat y una princesa vikinga llamada Sigrid de Thule tendrán que hacer frente a un malvado señor feudal y a sus “diablos” negros, que tienen atemorizada a la población del bajo Aragón.

Valoración: Un despropósito desde su rodaje, seguramente se disputará el honor de saber a quién cabreará más si a los neófitos o las fans del tebeo. Francamente prescindible.

El ilusionista (L’illusionniste, 2011). Film de animación francesa, género muy bien tratado en el país vecino con interesantes propuestas. Segunda película del director -Sylvain Chomet- de Bienvenidos a Belleville (Les tripletes de Belleville, 2003) basado en un guión de Jacques Tati que nunca fue producido.

Sinopsis: Cuenta la historia de un viejo mago que trata de no defraudar a una niña convencida de que sus trucos de magia son reales.

Valoración: Para devoradores de “otras” formas de hacer animación y con un estilo muy preocupado en el fondo más que en la forma.

 –Crazy, stupid, love (íd, 2011). Comedia norteamericana mezclada con drama familiar protagonizada per Steve Carrell, Julianne Moore, Emma Stone y Ryan Gosling (actor a seguir de cerca).

Sinopsis: A Cal (Steve Carell) y a Emily Weawer (Julianne Moore) una crisis matrimonial los ha conducido a la separación. A partir de ese momento, Cal tendrá que pasar más tiempo con sus hijos, a los que apenas conoce.

Valoración: Parece ser que intenta desmarcarse de los dos tipos de comedia americana; colegas haciendo burradas y de tono desenfadado o romances edulcorados. Soy escéptico pero se le puede dar una oportunidad. Gran plantel actoral.

Las razones del corazón (2011). El mejicano Arturo Ripstein, tras cinco años desde su último trabajo nos trae su personal adaptación de Madame Bovary.

Sinopsis: Emilia, un ama de casa frustrada por la mediocridad de su vida, por los fracasos de su marido y por una maternidad agobiante y mal llevada, siente que el vaso de su paciencia está a punto de desbordarse. Para colmo en un mismo día la abandona su desdeñoso amante y le embargan la tarjeta de crédito. En su apartamento, vacío y desolado, decide tomar por fin una decisión largamente meditada: el suicidio. Curiosamente su muerte provoca el acercamiento entre el marido cornudo y el amante esquivo.

Valoración: Interesante propuesta para el creador de Profundo carmesí (1996) que nos trae esta revisión del clásico literario de Gustave Flaubert.

Son of Babylon (id, 2009). Película de Irak que llega a nuestras salas con dos años de retraso. Mezcla de drama y road-movie.

Sinopsis: Tres años después de la caída del régimen de Saddam Hussein, Ahmed, un niño kurdo de doce años, recorre con su abuela las polvorientas y solitarias carreteras del norte de Irak con la esperanza de encontrar a su padre, un soldado arrestado por la Guardia Republicana de Saddam al final de la Guerra del Golfo. Recorren caminos devastados por las bombas y se cruzan con otras personas en la misma situación; todos viajan en busca de alguien, de una nueva vida y de un futuro. Así es como conocerán a algunos aliados inesperados, incluso a un ex combatiente de la Guardia Republicana que podría ayudarles. Aunque Ahmed es demasiado joven para comprender la importancia de su viaje, su vida cambiará para siempre.

Valoración: Obra minoritaria. Tanto puede ser una agradable sorpresa como aburrir a la más pintada de las ovejas. Una incógnita.

-Nader y Simin, una separación (Jodaeiye nader az simin, 2011). Producción iraniana centrada en un drama familiar. Gran triunfadora del Festival de Berlin con el Oso de Oro a mejor película, actriz y actor.

Sinopsis: Simin y Nader, un matrimonio con una hija, deciden abandonar Irán en busca de una vida mejor. Sin embargo, en el último momento él se echa atrás debido a que a su padre le han diagnosticado Alzheimer y no quiere abandonarlo. Ella pide entonces el divorcio y, al no serle concedido, se muda a vivir con sus padres. Él, que se queda con la niña, decide contratar a una mujer que le ayude a cuidar a su padre. Pero un día, al llegar a casa, encuentra al anciano atado a su cama; a partir de ese momento, tanto su vida como la de la niña darán un vuelco.

Valoración: Cine independiente de parajes a los que estamos poco habituados. Esencial para consumidores de cines exóticos y films más pausados.

Sergi Laparra

 

 

Anuncios