Última vez que se vieron las caras Del Bosque y Florentino.

No se habla de otra cosa. ¿Debe Vicente del Bosque recoger la insignia que le va a dar el Real Madrid por haber hecho campeón del mundo a España? ¿O es por lo servicios prestados al club blanco durante 36 años? ¿O es porque Florentino se siente en deuda con el salmantino desde 2003? El caso es que sólo ‘El Marqués’ sabe que pasará y si esa instantánea se va a poder tomar. El madridismo espera ansioso el desenlace…

Corría el año 1999 y Vicente del Bosque se hizo cargo del primer equipo por una urgencia en el club de Chamartín. No era la primera vez –ya lo había hecho un par de veces- pero las otras veces fueron fugaces. Una sustituyendo a Benito Floro (93-94) ganando 5-2 al Rayo de Hugo Sánchez en el Calderón. En el Madrid jugó y marcó Prosinecki… El Bernabéu estaba clausurado. Tiempos lejanos. Luego el Real echó a Valdano (cuando era entrenador- hace bastante poco también le echó Mourinho-) y Del Bosque cogió al equipo y ganó 0-5 en ‘La Catedral’, en San Mamés, antes de que al equipo blanco lo cogiera Arsenio Iglesias. Hablamos de febrero de 1995…

Volvemos al 99. JB, el galés ‘golfista’ Toshack fue despedido por Lorenzo Sanz, en su segunda etapa, y el ‘bigotudo Vicente’ volvió a tomar las riendas del club de sus amores. Y empezó mal con el sonado 1-5 del Zaragoza de Milosevic en el coliseo blanco. Pero lo que vino a continuación fue uno de los momentos más mágicos e importantes del mejor club del siglo XX. El entrenador por antonomasia de la cantera de la ‘Ciudad Deportiva’ hizo al Real Madrid más grande de lo que era al ganar dos Champions League (2000 y 2002), dos Ligas y una Supercopa de Europa (la única que tiene el RM en su historial), y sobre todo le envolvió de grandeza, respeto y admiración. Buenas palabras. Como es Del Bosque.

Tras ganar la última Liga (la 29ª para las vitrinas del Madrid) en junio de 2003, tras ganar al Athletic 3-1 en el Bernabéu, Vicente no fue renovado. Fue despedido de Concha Espina. De malas formas y con secretismo. En un pasillo. Florentino aún lo está pagando. El Real, desde entonces sólo ha ganado cuatro títulos en ocho años. Supercopa española, con el luso Queiroz (nada más aterrizar junto a Beckham y relevar al charro), dos Ligas (Capello y Schuster y sin Florentino Pérez) y una Copa del Rey (Mourinho, el 20-A de este año). Demasiado poco para un club como el Real Madrid. Del Bosque alzó cinco en tres años y medio.

Ahora el capo blanco, el señor Pérez quiere darle la insignia de oro y brillantes a Del Bosque en un acto conjunto a Rafa Nadal y Plácido Domingo, ilustres madridistas. No parece de recibo que después de ganar el Mundial hace año y medio y tras ocho años del episodio que he narrado antes, de su salida del Madrid tras 36 años de servicio fiel y leal, el ahora seleccionador español reciba tal homenaje y tal distinción. Tarde, muy tarde. Hasta el Atlético y el Barcelona le han hecho hace tiempo un homenaje a Vicente, y cuatro clubes más. Dicen que más vale tarde que nunca pero las cosas no se hacen así. En principio el día reservado para tal acto era el 3 de noviembre, coincidiendo con el Madrid-Osasuna de Liga. Pero se va a retrasar. Plácido no puede. Su agenda no se lo permite… Habrá que esperar para después de Navidades para ver ese momento, ese trío blanco.A Del Bosque no le hace ninguna gracia un acto tripartito. Normal. Él esperaba ese reconocimiento junto a los suyos, junto a Grande y Jiménez. Ellos no están invitados. El ‘Floren Team’ está a tiempo de reaccionar. De hacerlo individual y futbolero, hacerlo como los cánones mandan. Hacérselo a él solo. Y con sentimiento y emotividad. Que menos…

…Y aunque Florentino no es el Real Madrid, él es el presidente actual del club. Y el ‘Marqués’ es bonachón pero no es tonto. No puede olvidar lo que le pasó hace ocho años.Esa salida sórdida y oscura que tuvo del Madrid de sus amores. Del club que se lo dio todo y por el que él lo dejó todo. Por esto último Don Vicente acabará yendo a recoger la distinción. Aunque ahora piense o se piense lo contrario lo hará. Porque el salmantino es así, un madridista de corazón, un señor, un caballero, un ‘Marqués’, una persona extraordinaria, una persona incapaz de dejar tirado a nadie, y menos a 90.000 socios, a millones de madridistas que le esperan, que se quieren dejar las manos en aplaudirle, en ovacionarle, en darle las gracias por ser como es…

Sígueme en Twitter: @edutoscano69

 

 

ma vez que se vieron las caras Del Bosque y Florentino. Hace más de siete años. Casillas es testigo de ese momento frío, cortante y distante…

 

Anuncios