Platini pisó un charco. Todo comenzó un 2 de septiembre, cuando se hizo efectiva la sentencia de la UEFA por los recursos presentados por el Celtic de Glasgow por considerar que el FC Sion había alineado de forma indebida a 5 jugadores en sus encuentros de clasificación para la Europa League. El equipo escocés argumentaba que sobre el FC Sion pesaba una sanción de la FIFA por unos hechos ocurridos en 2008, cuando el equipo suizo presionó a Al Hadary para que rescindiera su contrato con el Al Ahly, y no tenía permitido hacer nuevas contrataciones. La Federación Escocesa de Fútbol apoyó al Celtic, que mostró su agradecimiento a través de un comunicado oficial en la página web del equipo.

Fue un pequeño charco, pudo esquivarlo, quizá podía haberse fijado más, pero no había problema, se secaría con el tiempo. El charco en cuestión era el FC Sion, un curioso equipo suizo. Digo curioso porque ostenta el récord de 12 finales de Copa ganadas en otras tantas finales y, sin embargo, sólo suma dos Ligas. El FC Sion luchó contra lo que consideraba una injusticia: los dos partidos se convertían en derrotas por 3-0, habían perdido en un despacho lo que habían ganado sobre el césped, curioso cuando se trata de fútbol. Decidieron recurrir la decisión y acudieron a la justicia ordinaria. Ya había “caso Sion“.

El charco que pisó Platini había salpicado a Blatter. La FIFA se moja, pero lo menos que puede. Dio la razón a la UEFA en su decisión de excluir al FC Sion de la Europa League porque “se trata de partidos en los que fueron alineados los jugadores afectados. Tarde o temprano se impondrán sanciones y cuando las medidas provisionales sean revocadas el caso quedará perfectamente aclarado”. Qué iba a decir la FIFA si la sanción la impuso ella. El equipo suizo ya había apelado ante el TAS en agosto para “la anulación de la decisión por parte de la SFL (Liga de Fútbol Suiza) de no reconocer los fichajes de seis nuevos jugadores del Sion ante la sanción de la FIFA”. La justicia ordinaria dio la razón al FC Sion en su disputa con la Liga de Fútbol Suiza; el 28 de septiembre el tribunal civil de Martigny permitió incluir en las competiciones domésticas a los seis jugadores en cuestión -entre los que se encuentra Gabri-. El TAS citó a representantes del club y de la Federación Suiza para una reunión de cara a la sentencia que debía emitir.

Con la sentencia del tribunal civil a su favor en la mano, el 1 de octubre el FC Sion decidió retirar su recurso ante el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) que iba a emitir su fallo dos días después. De momento el conjunto suizo se había salido con la suya, podría contar con sus fichajes para la Liga y la Copa y aún le quedaba la justicia ordinaria para su objetivo de participar en la Europa League. Este gesto no gustó en absoluto a los miembros de la FIFA, que apeló a la Asociación de Fútbol Suizo a mantener la sanción que pesaba sobre el equipo suizo de no poder realizar contrataciones.

“Las asociaciones miembro son responsables de hacer cumplir las sanciones. Si una asociación ya no es capaz de hacer cumplir tales decisiones, nuestra obligación es sancionar a la asociación. Entre las sanciones posibles se encuentran las suspensiones o la exclusión de las diversas competiciones. Si las decisiones no se respetan, el sistema entero corre peligro” amenazan desde la FIFA

Menudo lío. En el “pequeño charco” están implicados la FIFA, la UEFA, la Asociación de Fútbol Suiza, la Liga Suiza, el FC Sion y el Celtic de Glasgow (que ya ha jugado dos partidos de la Europa League y jugará el tercero este jueves). además del TAS, el tribunal civil de Montagny y la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA. Pues si eran pocos, el FC Sion decidió presentar un recurso al Tribunal del cantón de Valais, que lo desestimó por considerar que no estaba dentro de su jurisdicción. Pero no ocurrió lo mismo con el Tribunal del cantón de Vaud, al que pertenece la UEFA por tener su sede en Nyom, que le ha dado la razón: “El tribunal civil suizo ha ordenado a la UEFA que admita al FC Sion como participante en la Europa League 2011/2012 y que tome todas las medidas útiles con el fin de integrarle en el Grupo I para el que se clasificó“, señala el equipo suizo en su web. Además de todo eso, la resolución, declarada “inmediatamente ejecutoria” ha ordenado que los seis jugadores sean “considerados como elegibles para la competición (Europa League)”.

Christian Constantin

Por su parte, el Comité de Apelación de la UEFA rechazó el recurso del FC Sion para ser readmitido pues, “tras escuchar a las partes”, confirmó que “el conjunto suizo presentó una alineación indebida en ambos partidos”. El presidente del combinado helvético, Christian Constantin, amenazó con llevar a la justicia penal el caso si la UEFA no daba la razón a su equipo en el litigio. “Le doy una hora a Platini y vamos a presentar una demanda penal. La sentencia del tribunal suizo de esta mañana debe ser ejecutada. Es todo”, advirtió Constantin. Ayer, 19 de octubre, Michel Platini, presidente de la UEFA, y Gianni Infantino, secretario general, prestaron declaración en el Tribunal del cantón de Vaud. Un comunicado oficial de la UEFA ha anunciado que ambos directivos prefieren “no hacer comentarios para no interferir en el trabajo del fiscal general”.

El charco era más profundo de lo que parecía. Platini se ha dado cuenta de que metió la pata, que quizá se equivocó, y la solución no parece nada sencilla:  la Europa League ya lleva dos jornadas y este jueves se disputará la tercera, los calendarios de las diferentes competiciones ya son oficiales y apenas quedan fechas libres. ¿Qué hacer? Primero ha decidido agarrarse a la última esperanza, el TAS, y ha puesto como primera condición para la reintegración del FC Sion que el Tribunal de Arbitraje Deportivo falle a su favor, algo que desde el club helvético consideran innecesario puesto que tienen una resolución de la justicia ordinaria a su favor. Por lo que pueda pasar, ya se ha puesto en contacto con los equipos que pertenecen al grupo I de la Europa League (Celtic de Glasgow, Rennes, Atlético de Madrid y Udinese) para buscar posibles soluciones, que pasan por repetir los partidos disputados, algo a lo que se oponen los equipos; que el grupo se componga de cinco equipos (teniendo validez los resultados hasta ahora), lo que parece más probable; otorgar una plaza en dieciseisavos de final al FC Sion, para lo que deberían excluir a uno de los equipos clasificados para esta ronda, que son los dos primeros de cada grupo y los mejores terceros de la Champions League.

¿Qué pasará si el TAS falla a favor de la UEFA y ratifica la exclusión del FC Sion? Pues que el charco seguirá salpicando a más tribunales, federaciones, asociaciones y equipos. Y todo esto pasa por no mirar dónde se pone el pie.

Autor: @preciadobigotin

Anuncios