Otra más para Obradovic, y van ocho. Ocho Euroligas conquistadas por el entrenador serbio, el mismo número que el equipo con más trofeos (el Real Madrid Baloncesto) con el que la ganó en 1995. El Panathinaikos ha conseguido la alzarse con el título en Barcelona frente a un correoso Maccabi; su horroroso tercer cuarto y la gran intensidad defensiva por parte de los griegos acabaron por abrir una brecha en el marcador que no serían capaces de solventar. El MVP fue para Dimitris Diamantidis, que se fue hasta los 24 de valoración (16 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias).

El acierto de Eidson y Pnini permitía a los hebreos no alejarse demasiado en el marcador frente a su rival, dirigido por un gran Diamantidis, aunque bien es cierto que en casi la totalidad del encuentro el Maccabi fue por debajo. No fue el mejor partido de Schortsanitis, uno de los hombres “clave”; la defensa que Obradovic planteó sobre él dio sus frutos y sus constantes problemas de faltas sólo le permitieron anotar 4 puntos para su equipo (ninguno en la primera mitad) y, lo más sorprendente, ningún rebote para uno de los jugadores interiores más grandes de Europa. Más