No hubo sorpresa, el Barcelona haciendo valer el resultado de la ida entra en su tercera final de Champions en cinco años. Un gol de Pedro terminó de poner de lado una eliminatoria resuelta en el Bernabéu. Un respeto al Madrid, supo ceder los espacios ante un equipo experto en aprovecharlos.

Más