El binomio Argentina-Brasil, finalistas ambos de las últimas ediciones, se ha acabado en América. Uruguay con su victoria se hace cargo de la hegemonía sudamericana. Los charrúas, que no ganaban el título desde 1995, llegaron a Argentina después de ser cuarta en el pasado Mundial. Ese mismo bloque, ha demostrado la garra que le caracteriza y lleva el trofeo de vuelta a Montevideo. Está claro que no ha sido, ni de lejos, la mejor edición de la Copa América, por lo menos futbolísticamente hablando. Pero tampoco se puede negar, que en cuanto a términos de emoción, ha sido magnífica. Y Uruguay también es justo ganador, eso es innegable.

Más