CONFÍA EN LOS HONGOS

En la actualidad se está poniendo muy de moda hacer películas sobre videojuegos ya que los fans quieren ver a sus ídolos de 3D en carne y hueso. Se están preparando infinidad de películas sobre este rol, Metal Gear Solid, Castlevania, WOW, God of War, Uncharted, Heavy Rain o Bioshock, atribuida al director español Juan Carlos Fresnadillo, entre otras, aunque, probablemente algunas ni siquiera salgan adelante ya sea por la decepción que este género suele causar en cuanto a las criticas guiadas siempre por los fans del videojuego. Pero ¿cómo comenzó este género?

Allá por el año 1993, si había un juego que destacaba sobre los demás y ya había hecho historia, ese era el Mario Bros. Esta película titulada Super Mario Bros fue dirigida por Annael Jankel y Rocky Morton, los cuales habían realizado unos años antes Muerto al Llegar y que después no hicieron nada mas. Trata sobre dos fontaneros de Nueva York, Mario Mario y Luigi Mario, que se encuentran con una paleontóloga, la Princesa Daisy, que es perseguida por unos peculiares matones de otra dimensión que fue creada a partir del meteorito que mató a los dinosaurios. El tema es que en este caso no los mató, sino que la evolución del ser humano se redirigió desde dichos reptiles en vez desde los simios, los cuales viven allí. Ya que la princesa posee un trozo del meteorito y es la única capaz de unir los dos mundos, es secuestrada y los hermanos Mario serán los encargados de rescatarla y de evitar que los dos mundos se unan. Esta dimensión está ambientada en una sociedad con una estética ciberpunk infestada de hongos en la que encontramos coches que funcionan como los autos de choque de las ferias, botas a propulsión, bombas con zapatillas Reebook o maquinas de des-evolución capaces de hacer de un lumbreras un reptil absurdo de cabeza reducida, todo esto envuelto en la dictadura de Koopa, el responsable reptil evolucionado de todo este embrollo. Más